"El reto de mi vida es formar una familia"

La unión tan estrecha que mantiene con lo acuático y con el deporte le han convertido en la imagen ideal para un nuevo modelo de lavadoras de la firma Whirlpool, el Aquasteam Carisma, que ayer apadrinó en Madrid. A sus 34 años, David Meca ha logrado muchas de las metas que se había propuesto en la vida aunque, lejos de conformarse, el nadador aspira a seguir sorprendiéndonos con desafíos como ése del que, aprovechando la convocatoria, ha querido contar, en exclusiva, a nuestros lectores.

-¿Sobre qué aventura tiene puestas ahora sus miras? Porque lo suyo es elevar el listón cada vez más alto…

-Pues estoy preparando algo, en principio, para Navidad. Será un récord sobre el que no te puedo contar mucho pero del que sí te avanzo que tendrá lugar en aguas mucho más calentitas de lo que estoy acostumbrado… Además, iré acompañado y no precisamente por humanos (risas). ¡A ver si es posible!

-¿Se contempla la vida de forma diferente desde el mar?

-La realidad es igual para todos aunque, en ese otro mundo, sí se ve todo muy azul (risas).

-¿Y no ha pensado qué le gustaría hacer cuando termine esta etapa?

-Bueno, he creado una fundación que lleva mi nombre para ayudar a niños discapacitados, he diseñado también bañadores y tengo mis estudios de cine y televisión, económicas y arquitectura, con lo que podría ayudar a los negocios familiares. ¡Lo que te aseguro que no haré será entrenar a niños para que aprendan a nadar! La mía, igual que les pasa a las modelos, es una trayectoria corta.

-No comenta nada sobre su estado civil... ¿Es un terreno donde no le motiva ningún proyecto?

-Hasta el momento, lo más importante para mí ha sido mi carrera. El reto de mi vida es formar una familia. He comenzado a contemplarlo y, cuando llegue, también intentaré ser el mejor en eso.

-¿Considera que es fácil compartir una relación con David Meca?

-Creo que sí. Lo que pasa es que entreno ocho horas diarias y cada semana estoy en un sitio. Los compañeros que se han echado pareja o se han casado, se han visto en la obligación de retirarse y, por lo pronto, no es mi caso. Sin que parezca egoísta, estoy enamorado de mi deporte.

-A propósito, ¿cómo se desenvuelve en casa? ¿Qué tal se le dan las labores del hogar?

-Soy ordenado y no me cuesta poner lavadoras o el friegaplatos. Para lo demás, me ayudan algunas personas porque, ni limpiar, ni planchar se me dan bien. De todos modos, tampoco me asusto. Pasé diez años solo en Estados Unidos y sobreviví… (risas).

-¿Es muy derrochón? ¿En qué suele gastar más dinero?

-En las prendas que uso para el trabajo pero no, no soy nada gastoso. Mis mayores desembolsos son en ropa, bañadores y protectores o cremas solares, que, por las razones que imaginarás, los uso a montones… (risas). Por eso, por lo mucho que ahorra, me gusta tanto el producto que presento. Fíjate que posee un programa que lava con sólo… ¡medio litro de agua! Para mí que, en algunos casos, me cambio siete u ocho veces al día, gracias a inventos así, no se deterioran tanto los tejidos.

-Con esto de la crisis, este tipo de detalles se cuidan más, ¿verdad? ¿A usted le ha afectado?

-Claro, el deporte también está "tocado" pero, ante la adversidad, hay que seguir nadando. Si no, te hundes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios