Barra libre

javier montoya

Pecados

Para redimirse de sus pecados, febrero ha sido propicio a la UDA, en general tras la llegada de Lucas, apóstol que cogió un equipo no muy católico, hizo propósito de enmienda y enderezó el rumbo de una parroquia llevada por el camino de la amargura. Hecha la comunión entre las patas que decía el profeta Unai, queda la confirmación. La victoria ante la Cultu, san René mediante, hace afrontar un duro marzo con esperanza: visita a un Huesca omnipotente pero que cayó en Vallecas 3-0 y antes 3-2 en Zorrilla; pese a esos dos tropiezos ante rivales directos como Rayo y Valladolid, su ventaja sobre ellos sigue siendo considerable. Para más inri, recupera a dos jugadores clave para recibir a los almerienses: el central Pulido, que forma una pareja sólida junto a Jair, autor del gol de la última victoria oscense -ante la Cultural- y Ávila, que cubrió bien la ausencia del Cucho pero llevaba unas jornadas apagado hasta acabar desquiciado y expulsado antes del descanso en Pucela. Último partido de la jornada, con un Huesca herido por esas dos derrotas, viniendo de dos victorias ajustadas ante rivales inferiores: la mencionada ante la Cultu y en Sevilla. O es el momento para rascar algo o pagar platos rotos. Para bien o mal, la siguiente jornada visita a un Reus al que los rojiblancos también habrán de enfrentarse tras recibir al Rayo y visitar Valladolid. Si hubiera Dios en la UDA y fuera Alfonso sería todo lo contrario a omnipresente. Los dos exjugadores hasta ahora vinculados con la enigmática y por fin presentada Fundación son el también exentrenador Soriano como mandamás deportivo y Crusat en aparición estelar. Con Corona completando la Santísima Trinidad, quedan los espíritus pisoteados de otros santos y señas de aquella época gloriosa como Francisco, volviendo a sentirse importante en Lugo tras su despido abrupto por el Señor de Murcia, y Ortiz, que en cualquier otro club seguiría desde que hubiera decidido dejar de jugar pero que tras su retiro no deseado vuelve en Roquetas a sentirse vivo para el fútbol, que le ha dado tanto y por el que dio todo. Pecados capitales…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios