Peces de Ciudad

FraNCISCO g. lUQUE rAMÍREZ

Periodismo, le pese a quien le pese

Es absurdo pensar que la prensa deportiva almeriense quiera que a la UDA le vaya mal

Hace unos días, ojeando Facebook, esa red social que está llena de personas que de repente un día son abogados, jueces, analistas políticos de conflictos internacionales e incluso periodistas, pese a que no saben escribir un párrafo sin tener menos de cuatro faltas de ortografía, me topé con ciertos comentarios que llamaron mi atención, sobre todo porque iban dirigidos al gremio de la prensa deportiva. Un individuo, de cuyo nombre realmente no me acuerdo (y no es por faltar), decía que desde algunos medios de comunicación de esta ciudad parecía que se deseaba todo lo peor para la Unión Deportiva Almería. Sinceramente, no sé que periódicos leerá este señor, ni qué programas de radio escuchará, pero en 15 años que llevo vinculado al mundo del periodismo no he visto a ningún compañero de esta profesión desear nada negativo al conjunto rojiblanco. Nos hemos podido equivocar muchas veces a la hora de dar las informaciones, se habrá metido la pata hasta el fondo, pero de ahí a decir que existe un sentimiento premeditado de odio hacia el club de fútbol referente de Almería es de un absurdo tremendo. ¿Creen que a una sección deportiva, sobre todo a la de un periódico, le conviene que no haya un equipo en Liga de Fútbol Profesional en esta ciudad? Que siga en LFP nos beneficia mediáticamente, económicamente y a nivel laboral, ya que siempre gusta más ver tu firma en un partido de Segunda que en uno de Primera Andaluza, sin restar importancia a esta última categoría. Eso para empezar. Siguiendo el hilo de la conversación que estaba teniendo este seguidor de la UDA, según pude intuir por algunas de sus frases, me quedó claro que pensaba eso de la prensa deportiva porque realmente no sabe lo que es que un periodista haga su trabajo. En el periodismo debe imponerse la profesionalidad, tanto para bien como para mal, al fanatismo. No se puede omitir que un equipo tenga fallos y vaya mal, maquillar la realidad es un engaño a la afición y una traición a esta profesión que tantas puñaladas recibe día tras día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios