Rincón almeriense

pablo laynez

Estamos ya cansados

Todos los días nos sorprende una nueva locura de la Generalitat, que no va a tener fin hasta llevar a la sociedad catalana al caos. No se dan cuenta los ciudadanos que están en manos de antisistemas y que al sistema se le derriba por la fuerza, esto es, con violencia, no con esa falsa democracia de la que se jactan. El nuevo estado que tan prolífico creen que puede ser, además de ruinoso en el apartado económico, sería un sistema autoritario, la copia mejor conseguida de Venezuela, ese paraíso por el que suspiran Puigdemont, Junqueras, Colau, Pablo Iglesias y cía. Por lo pronto, en Cataluña no se cumple la ley, el Parlament perdió su capacidad democrática para debatir la insensata ley de desconexión, se señala con el dedo y se marcan negocios y casas de los constitucionalistas, como se hizo en ciertos períodos oscuros de la historia, y se ataca a la Policía. Sí, eso, pacífica decía el Barça en un comunicado. El club se ha quitado la careta y ha cambiado su esencia futbolística por una vía política que todo el mundo preveía. Respeto a quien piensa diferente a mí y, por lo tanto, entiendo que haya gente independentista. Pero lo que no soporto es el engaño y la hipocresía. Si está tan incómodo en España, ¿por qué no se sale de la Liga? A todos los deportistas que reconocen que visten los colores nacionales por interés, ¿por qué no renuncian como hizo Oleguer? Él sí tuvo valor, pero los demás saben que es el fin de su carrera deportiva de alto nivel. Y cómo no, llega el de siempre, Piqué, y calienta más el ambiente contra la Guardia Civil. Si luego te pitan en el resto de España, te jorobas. Para mí ese deportista no es un ejemplo, lo único que hace es crear crispación social y yo no lo quiero en mi selección. Mostrar todo mi apoyo a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a cualquier otro Cuerpo de Seguridad del Estado que tenga que actuar y acabo con una pregunta para Rufián, el de las impresoras: dentro de la pseuododemocracia que os habéis inventado, si mañana Tarragona quiere ser un estado propio, ¿podrá convocar un referéndum y salirse de Cataluña? ¿Y si al piso 5ºB del nº48 del Paseo de Gracia también le entran ganas de ser una república independiente? Entonces seguro que cambian las cosas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios