Análisis

FraNCISCO g. lUQUE rAMÍREZ

No es casualidad

El balance de Fernández con la UDA no es cuestión de azar, hay muchos años de aprendizaje y trabajo

Tener un balance de tres victorias y un empate en cuatro partidos como entrenador en Segunda División, categoría en la que estás dando tus primeros pasos, no es solamente cosa de la suerte. Que te den las riendas del primer equipo de la UD Almería en tres ocasiones, dos de ellas de forma provisional, cuando peor pintan las cosas en la tabla para los rojiblancos, y que siempre seas el punto de inflexión que hace que la UDA entre en una dinámica positiva, no es casualidad. Tampoco lo es que te ganes el cariño de toda la grada, que la gente prefiera verte en el banquillo del conjunto de sus amores antes que a otros cuyos nombres a veces convencen más por su popularidad que por su eficacia. No nada de eso es parte del azar. Todo ocurre porque tiene que ocurrir, sobre todo si hay un trabajo duro detrás. De eso sabe mucho Fran Fernández, actual entrenador, y ya van tres etapas, de un Almería al que ha vuelto a traer la esperanza, la confianza necesaria para tratar de lograr la permanencia. El entrenador almeriense se merecía esta nueva oportunidad y la UDA merece a Fernández, un zapillero que no está ahí de carambola, ni por amiguismos o enchufe. Está porque se lo ha ganado a pulso. Está porque es un amante del balompié, valiente, motivador, un estudioso del fútbol capacitado para dirigir sin perder un ápice de la humildad que le caracteriza, con muchas horas de trabajo y esfuerzo a sus espaldas, que empezó como se debe empezar, desde bien abajo. Fran Fernández ha conocido los campos de tierra, tanto jugando como entrenando, hizo prácticas en muchos equipos distintos (Aguadulce, Adra, Español del Alquián, Poli Ejido y Parador) antes de recalar en una cantera rojiblanca en la que ha sido pieza clave desde hace más de un lustro en lo que a metodología se refiere. Que sea Fernández el que tenga que salvar a la UD Almería, porque la va a salvar, no es casualidad. No podía ser otro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios