Análisis

césar vargas

Que se marchen

Se marcharon Quique, Uche y Chuli y llegaron Caballero, Hicham y Juan Muñoz. Se fue Puertas y firmó Nauzet. Azeez y Borja Fernández fueron sustituidos por Mandi y Verza. Ximo voló a Las Palmas, y se solucionó trayendo a Owona. Entre tanto, Javi Álamo y Trujillo, tras un horrendo rendimiento, adquirieron protagonismo. Solo la milagrosa llegada de René y la cesión de Alcaraz parecían mejorar aquella plantilla paupérrima que sufrió hasta la saciedad por mantener la categoría. A los mandos, Alfonso García. El ausente presidente rojiblanco, que únicamente desembolsó 70.000 míseros euros por Owona pese a percibir unos dos millones y medio por las salidas de Quique, Chuli o Iván Sánchez, volvió a jugar con la suerte. Como cómplices, Corona e Iban Andrés, atados de pies y manos ante la racanería de su jefe, pero más predispuestos a hacer favores a interesados agentes de futbolistas que a buscar en categorías menores a profesionales con hambre y margen de mejora cuyos sueldos no fuesen elevados. A 1.000 kilómetros de distancia, un Lozano del que el club no ha vuelto a hablar. Los ingredientes de una trama carnavalesca. El curso habrá sido un fracaso estrepitoso pase lo que pase de aquí al final. Una debacle que se presagiaba desde julio, cuando nadie hizo nada para evitarla. Mientras los más de 8.000 abonados íbamos a renovar nuestro carnet, en la UD Almería se estaba gestando otra tomadura de pelo. Otro año irrisorio, decadente e insoportable. Otro atentado contra nuestra paciencia. Ha llegado el momento de gritar que esto es inadmisible. Que son cinco años viendo cómo las victorias llegan a cuentagotas. Que nos quitan las ganas de animar. Que sentimos que se ríen de nosotros. Que estamos hartos. Es el momento de que Almería hable y pida que Alfonso García venda y se marche. Y, junto a él, su séquito. Porque todos han demostrado que no están capacitados para sostener a un club que aún sigue viendo en las gradas a 7.000 personas domingo tras domingo, aunque ellos eso no lo valoran.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios