SENTENCIA A LA MANADA Nueve años de cárcel para José Ángel Prenda y Ángel Boza

Ante el ajuste de empleo en Airbus

Sería un sinsentido destruir empleos en Andalucía y crearlos en Francia por la creciente demanda: urge pedir mayor carga de trabajo

La dirección de Airbus en España comunicó la semana pasada a los representantes sindicales su estimación de cuál será el impacto en las plantillas por el ajuste de producción que ejecutará en los programas del A380, el mayor avión civil que fabrica, y del A400M, el gigante del transporte aéreo militar. Según esta estimación, las plantas sevillanas -San Pablo y Tablada- serán las más afectadas, ya que San Pablo pasaría de 383 puestos directos a 272, es decir, 111 menos; y en Tablada se pasaría de 571 a 327, 244 menos. En total, en Sevilla se rebajaría la plantilla en 355 puestos. Por su parte, en las factorías de Cádiz, en El Puerto se pasaría de los 206 puestos a los 176, es decir, 30 menos, mientras que en Puerto Real se pasaría de 279 a 262 en 2020, 17 menos. En total, en Andalucía, la reducción del empleo sería 402 puestos menos desde 2017 hasta 2020. Estas reducciones se enmarcan en los ajustes que Airbus hará en la estrategia de producción del A380 y el A400M y afectarán a unos 3.700 puestos de trabajo en las plantas europeas, de los que 850 están en España. Casi la mitad, por tanto, de la constricción del empleo se producirá en las plantas andaluzas. No es una cifra menor y se nos antoja demasiado alta teniendo en cuenta que, en el caso del A400M, ya se acometieron otros ajustes precedentes. Es cierto que Airbus intentará que la gran mayoría sean recolocaciones y, en último caso, no renovación de contratos. Pero resulta paradójico que, mientras se recorta empleo en España por la reprogramación de sus aviones gigantes, el grupo Airbus esté anunciando contrataciones en Francia para atender la creciente demandas de otros modelos de aeronaves civiles. Por eso estimamos que, antes de ejecutar las reducciones planteadas a los sindicatos, la compañía debería estudiar cómo evitar al máximo la eliminación de contratos antes de realizar nuevos, aunque sea en países distintos. Ello sería posible si el grupo aeronáutico incrementase la carga de trabajo de las factorías españolas, y singularmente andaluzas, para aviones civiles de tamaño medio que están siendo muy demandados por las aerolíneas, como el A320neo o el A350. Las administraciones también se deberían implicar en ello. El Gobierno y la Junta han de hacerle ver a la multinacional el sinsentido de destruir empleo en España y crearlo en Francia y Alemania. Una adecuada reprogramación de carga de trabajo de aeronaves civiles para las plantas sevillanas y gaditanas a buen seguro que evitaría perder esos 402 puestos de trabajo y seguramente sería compatible con crear algo más de empleo en Toulouse. Aceptar estos recortes en España sin más sería un grave error para un sector estratégico.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios