Abrazos entre hermanos

  • El hermanamiento entre el bando moro y cristiano al concluir las Relaciones pone fin a las fiestas

  • En la Loma de Tablas se fraguó una batalla por la conquista del patrón, ganada por los cristianos

San Sebastián es un santo muy venerado desde tiempos de la Reconquista, en el que muchos pueblos lo tomaron como patrón. En la provincia de Almería, muchos municipios le procesan una gran devoción. Su imagen ostenta el patronazgo Fiñana, Tabernas, Gádor, Tíjola, Olula del Río, Fondón, Instinción y en Gérgal. Esta localidad ha despedido sus fiestas de invierno tras tres jornadas intensas en la que los vecinos han disfrutado de sus Fiestas de Moros y Cristianos.

A lo largo de las jornadas han resonado en todos y cada uno de los actos centrales de estos festejos tres frases significativas y que resumen el sentimiento con el que la localidad siente estas fiestas cargadas de devoción: ¡Viva San Sebastián!, ¡Viva Gérgal!, ¡Vivan las fiestas de Moros y Cristianos!

Ayer los gergaleños ponían el broche de oro a sus Fiestas con el tradicional baile de banderas ante la puerta de la ermita de San Sebastián, desde donde los allí reunidos pudieron disfrutar de un espectáculo de fuegos artificiales que llenó de color el cielo. Pero antes del cierre se llevaron a cabo otras actividades, todas ellas singulares y propias de estas fiestas.

En la jornada de clausura, y una vez concluida la comida de convivencia en la carpa municipal, se pudo disfrutar de un nuevo y colorido desfile de las agrupaciones de Moros y Cristianos. En este vistoso pasacalles desfilaron (como ha sucedido en los días previos) La Cuadrilla Aben Mequenum, la Escuadra Alfa y Omega, Los Guardianes de San Sebastián, la Kábila Fátima Ar-Zahira, la Escuadra Amazonas, la Kábila Aben Farax y los Festeros del Santo. Más de 200 personas lucieron sus vistosos trajes, alquilados para la ocasión por la Asociación de Moros y Cristianos de la Hermandad de San Sebastián.

El desfile, encabezado por los capitanes y generales, junto a las banderas y las reinas de ambos bandos, partió desde la ermita hasta la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, donde se recogió al patrón para que presidiera el final de las Relaciones llevadas a cabo en la plaza Vieja. Esta representación llegó a su fin, como es tradicional, con el hermanamiento de moros y cristianos.

No en vano, en la recta final de la Relación el capitán cristiano dijo: "¡Abrácese cada cual con el que tenga a su lado!. A estas palabras siguieron las del capitán moro: "Cada cual sea padrino de aquel que tenga abrazado y el sacramento divino al momento nos sea dado". Concluyendo el relato con las palabras del general cristiano: "Con el alma te perdono; ya eres hermano mío, y vos, San Sebastián adorado, que en Gérgal eres el diamante más preciado de los hombres y mujeres. Ves nuestros corazones y nuestras almas contritas; desde el cielo donde habitas, échanos tu bendición. Y haz que siempre como ahora, venciendo a la impía saña, salga triunfadora España de toda la raza mora".

La imagen de San Sebastián también presidió la segunda guerrilla que se ha celebrado en el marco de estos festejos. La primera tuvo lugar a media mañana del sábado ante el castillo gergaleño. Ayer, de nuevo, se fraguó una ardua batalla pero en otro escenario. En este caso, la Loma de Tablas en el barrio de Pilanos, al que se llega tras cruzar el puente viejo.

La guerrilla ha acabado con la victoria del bando cristiano que ha logrado la imagen del San Sebastián en poder de los moros que fueron los vencedores de la batalla celebrada en la jornada previa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios