El juego de las Ollas despide las fiestas de San Sebastián y San Antón

  • Niños y mayores participaron ayer por la tarde en esta actividad que consiste en romper vasijas de barro a lomos de un burro

Fiñana cierra sus fiestas de San Antón y San Sebastián con el juego de las Ollas. Fiñana es un municipio que intenta mantener sus costumbres y en el día posterior a San Sebastián se celebra -sin que nadie sepa concretar una fecha exacta desde que se inició esta tradición- el juego de las Ollas. Han sido muchos los vecinos que a pesar del cansancio de la noche anterior se han congregado en la plaza del Ayuntamiento para presenciar este divertido juego, que según han explicado se recuperó hace unos 11 años de mano de la Asociación Deportiva-Cultural Jaram XXI.

Como toda costumbre, el juego ha sufrido modificaciones a lo largo de los años y ahora ya no caen animales de las tinajas colocadas y que hay que romper con atino a lomos de un burro, sino que se entregan a posteriori. Todo ello para que el animal (por lo general conejos y gallinas) no sufra. Eso sí, el arrojo de harina al público -y a los participantes- no falta y de ahí que se sucedan las estampidas para evitar ser manchados.

A eso de las cuatro de la tarde, los organizadores colocaban la soga de la que colgaban vasijas de barro con diferentes formas que esperaban ser rotas por los participantes. En primer lugar jugaron los más pequeños. Y luego los adultos. Todos, eso sí, se subieron a lomos del borrico desde el que todos se afanaron en romper las vasijas, que al final acabaron hechas añicos. Bueno, ese es el fin de este juego de las Ollas, similar a de las tradicionales piñatas pero con sus peculiaridades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios