EL EJIDO

La Plaza Francisco Velarde luce más accesible y funcional tras las obras de modernización

  • Ha abarcado 678 m2 mediante la renovación de la solería, nuevo equipamiento urbano y aparatos de gimnasia adaptados para mayores

Visita del alcalde a las obras. Visita del alcalde a las obras.

Visita del alcalde a las obras. / d. a.

El Ayuntamiento de El Ejido continúa dando importantes pasos para hacer de El Ejido una ciudad adaptada al modelo europeo que se persigue tanto en materia de sostenibilidad como de cohesión social y crecimiento ordenado. Es por ello que trabaja, con intensidad, en la mejora paulatina de los espacios e infraestructuras públicas de todo el municipio. Este es el caso de la remodelación que la concejalía de Obras Públicas, Mantenimiento y Servicios, a través de la empresa DUE, ha llevado a cabo en la Plaza Francisco Velarle, situada en Ejido Norte, con la intención de convertirla en un lugar de esparcimiento familiar mucho más accesible y funcional, respondiendo así a una vieja demanda vecinal.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora realizó ayer una visita junto a los vecinos de Ejido Norte a estas obras de las que ha dicho que "son una muestra más de la transformación física que busca el Gobierno municipal para la modernización de la ciudad". Sin duda, son trabajos "necesarios" ya que, como ha explicado, "resultaba preciso no sólo mejorar su aspecto, sino adaptarlo también a los objetivos que perseguimos hacer de El Ejido una ciudad moderna y de futuro que garantice la calidad de vida de los vecinos y en la que primen los espacios abiertos y ordenados, equipados con las últimas tecnologías y adaptados a todos los usuarios para su uso y disfrute, independientemente de su edad o estado físico", aclara el regidor ejidense, quien ha insistido en que "nuestra política pasa, precisamente, por convertir nuestras calles, plaza y parques en lugares más seguros y amplios que inviten a los ciudadanos a salir a la calle tanto para practicar deporte como para pasear o realizar actividades en familia".

En esta línea cabe destacar que, gracias a las tareas acometidas en una superficie total de 678 metros, la Plaza Francisco Velarde ganará en eficiencia, distribución del espacio y por supuesto, en seguridad. Y es que el proyecto ha incluido la reforma de todo el borde al encontrarse éste en mal estado. Para ello se ha demolido el peto de hormigón existente hasta el momento y se ha construido uno nuevo de menor altura que ha permitido mejorar la visibilidad, evitándose así las zonas oscuras en el interior y facilitando las tareas de mantenimiento y limpieza. De igual modo, se ha reconstruido el seto que bordea la plaza, plantado ornamentación y podado los árboles existentes.

Destaca, también, la renovación de parte del pavimento, ya que las raíces de los árboles habían causado daños en el existente y se han construido una rampa en uno de los accesos para garantizar la accesibilidad a este espacio público, al tiempo que se han reconstruido los alcorques interiores, alineándolos con la cota de pavimento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios