MOJÁCAR

La ampliación del paseo marítimo requiere expropiar quince terrenos

  • El BOPA recogía ayer la lista de afectados por el nuevo trazado de 750 metros

Rosa María Cano, alcaldesa de Mojácar, en el Paseo Marítimo. Rosa María Cano, alcaldesa de Mojácar, en el Paseo  Marítimo.

Rosa María Cano, alcaldesa de Mojácar, en el Paseo Marítimo. / d. a.

El Ayuntamiento ya ha dado el segundo paso necesario para acometer las obras de ampliación del Paseo Marítimo. Tras aprobar en la última sesión plenaria celebrada el pasado 6 de abril el proyecto redactado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para la segunda fase del Paseo Marítimo con 750 metros de longitud, ayer el Boletín Oficial de la Provincia de Almería publicaba la relación de fincas y terrenos que hay que expropiar al verse afectados por el nuevo trazado. En total, aparecen quince fincas y en las mismas se desgrana la superficie a ocupar que van desde los 133,04 metros hasta los 4.217,65 el complejo residencial El Puntazo.

Tal y como rigen estos procedimientos, ahora se abre un periodo de exposición al público de veinte días para que todos los afectados puedan presentar escritos "para rectificar los posibles errores de la relación publicada, u oponerse por razones de fonode o de forma a la necesidad de ocupación".

Tal y como ya apuntó en el último pleno la regidora de Mojácar, Rosa María Cano, se prevé una guerra jurídica por parte de los propietarios de los chiringuitos afectados.

Los 740 metros de este tramo de paseo marítimo, que discurren desde el puesto de la Cruz Roja (frente a Pueblo Indalo) hasta cerca del camping (chiringuito Maui Beach) han sido siempre una prioridad para el Ayuntamiento de cara a potenciar sus recursos turísticos pero han sido también motivo de controversia porque la oposición alegaba que partiría "en dos" a los chiringuitos.

Algo que no comparte la regidora que siempre ha insistido que "está sobradamente comprobado, es una necesidad para cualquier municipio turístico costero. Por la experiencia sobre los tramos ya construidos, establece accesibilidad adecuada al borde del mar, dota a las playas de servicios de duchas, drenaje, saneamiento, alumbrado público, mobiliario urbano, jardinería y zona de juegos. Crea, en definitiva, un marco imprescindible para el turismo".

Tras resolverse las expropiaciones darán comienzo las obras que supondrán una inversión de 3,07 millones de euros y que se alargarán, sin haber aún fijado fechas, hasta el año que viene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios