Vícar

Un pitbull ataca a un niño de tres años, que continúa grave en Torrecárdenas

  • Al cierre de la presente edición, la familia del menor aún no había denunciado los hechos ante la Guardia Civil

  • El can fue trasladado a la perrera municipal tras la agresión al pequeño

Los hechos tuvieron lugar en el número 8 de la calle Reyes Católicos de Vícar. Los hechos tuvieron lugar en el número 8 de la calle Reyes Católicos de Vícar.

Los hechos tuvieron lugar en el número 8 de la calle Reyes Católicos de Vícar. / Carlos Barba/Efe

Había pasado mucho tiempo sin que un perro clasificado como peligroso atacase a alguien en la provincia almeriense. Sin embargo, este lunes un can de raza pitbull agredió a un niño de tres años en Vícar provocándole heridas de tal gravedad que tuvo que ser intervenido de urgencia, tras lo que permanece ingresado en en la UCI Pediátrica del Complejo Hospitalario Torrecárdenas de la capital almeriense.

Fuentes de la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía han apuntado que el menor se encuentra "estable" dentro de la gravedad, lo cual no deja de decir mucho y muy positivo de los especialistas que lo intervinieron de urgencia, ya que fuentes consultadas por Diario de Almería señalan que el niño perdió una gran cantidad de sangre antes de poder ser trasladado al centro hospitalario de la provincia en la provincia.

Los implicados ofrecen versiones contrapuestas sobre cómo se han producido los hechos

Los hechos tuvieron lugar poco después de la una de la tarde en el número 8 de la calle Reyes Católicos de Vícar. Por el momento no ha trascendido cómo se produjo realmente la agresión ya que las dos partes implicadas ofrecen versiones contradictorias y contrapuestas entre sí. Por la parte del can, sostienen que fue el niño el que se introdujo en la casa en la que se encontraba el animal y que fue allí donde sufrió las mordeduras del pitbull. La familia del menor discrepa y mantiene que fue el perro el que salió a la calle y se abalanzó sobre él.

Lo que sí coincide en ambos relatos es que fue el marido de la dueña del pitbull el que lo separó del animal, recibiendo a su vez una mordedura en el brazo, pero de carácter leve. La peor parte se la llevó el niño. Al parecer, según las fuentes consultadas por este periódico, el niño presentaba mordeduras en piernas, brazos y cuello. Aunque en una de las piernas presentaba una fractura múltiple abierta, la peor de las heridas parece ser la que presentaba en el cuello, ya que los dientes del perro habrían alcanzado la vena cava del menor, lo que a su vez habría provocado una gran pérdida de sangre.

El niño fue trasladado al centro de salud de Vícar y desde allí uno de los equipos del 061 lo trasladó al Hospital Torrecárdenas, donde aún permanece ingresado.

El Instituto Armado ha concretado a este periódico que por el momento -al menos al cierre de la presente edición- la familia del menor no ha presentado una denuncia por lo ocurrido, aunque han precisado que la abuela de la víctima sí que declaró en el cuartel de Vícar en calidad de testigo, como presumiblemente lo harán el resto de testigos.

Aunque la Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación, fue en un primer momento la Policía Local la que se hizo cargo de instruir las diligencias de este dramático suceso, atestado que ha sido entregado a la Benemérita para que continúe las actuaciones pertinentes.

Desde el Ayuntamiento de Vícar se ha apuntado asimismo que el can fue trasladado a la perrera por la empresa responsable de la recogida de animales en el municipio. Allí esperará hasta que se pronunce el Distrito Sanitario de Almería, que tras activar un protocolo de vigilancia y control del animal tiene que realizar las pruebas de la rabia al pitbull. Los resultados de los análisis serán comiunicados al Ayuntamiento y al juez que se haga cargo de la causa, y en función de lo que determinen, serán estos últimos los que tendrán que decidir qué hacer con el pitbull, que en el peor de los casos podría llegar a ser sacrificado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios