Cádiz

Mónica García Alloza, premiada por su lucha contra el Alzheimer

  • Esta gaditana es una de las cinco científicas españolas que recibirá 20.000 euros por la investigación que viene desarrollando sobre esa enfermedad

Comentarios 7

Mónica García Alloza tiene motivos para sentirse orgullosa. La gaditana es una de las cinco científicas españolas, menores de 40 años, que ha sido premiada por su excepcional trabajo como investigadora en el campo de 'Ciencia de la Vida'. Un comité científico la ha elegido entre 202 solicitantes, haciéndola así merecedora de la bolsa de investigación L'Oréal-Unesco 'Por las Mujeres de la Ciencia'.

Este galardón equivale a 20.000 euros que podrá utilizar tanto para la compra de material de investigación, cursos y formación o bien, para compatibilizar su vida personal y profesional. Mónica ya lo tiene claro: "Voy a destinar mi premio a establecer mi laboratorio en la Universidad de Cádiz. Lo emplearé en mantener la colonia de animales transgénicos, dotar al laboratorio de unas mínimas infraestructuras y mantener la colaboración con el doctor Brian J. Bacskai, en Harvard".

Esta respuesta suscita varias preguntas que la joven de 34 años contesta gustosamente. Explica que nació en la capital gaditana, "en el Hospital de Mora", pero abandonó la ciudad al poco tiempo. En la Universidad de Navarra cursó la carrera de Farmacia y allí también desarrolló el doctorado. Su siguiente destino fue Cambridge (Massachusetts) o, mejor dicho, la prestigiada Universidad de Harvard, donde adquirió conocimientos durante cinco años. Y desde el pasado mes de junio reside de nuevo en su tierra natal, pues su laboratorio está ahora en la Facultad de Medicina (Área de Fisiología) de la Universidad de Cádiz. "Me he incorporado a esta Facultad con un contrato Ramón y Cajal. Este centro es el que me ofrecía las mejores posibilidades para desarrollar el trabajo que quiero hacer".

García Alloza investiga la enfermedad Alzheimer. Se emplea a fondo, según explica, en "trabajar en dos características patológicas propias de la enfermedad muy bien caracterizadas, como son: las placas seniles, que son unos depósitos extracelulares, anómalos, que no deberían existir en la cantidad que se observa en los enfermos de Alzheimer. Y la neurodegeneración, que es la responsable del deterioro cognitivo, de los trastornos de personalidad y también de los trastornos no cognitivos que se observan". Intentar descubrir si existe alguna relación causal entre ambos es, en estos momentos, su gran reto. Y por supuesto, su objetivo último es "establecer las bases para nuevas alternativas terapéuticas. La enfermedad de Alzheimer no tiene ahora mismo tratamiento exitoso", recuerda la gaditana.

A la pregunta de si ese anhelado tratamiento saldrá de la Facultad de Medicina de la UCA, concretamente de su laboratorio, responde con un "ojalá", al que acompaña de estas otras palabras: "No me atrevo a afirmarlo, pero ojalá pudiéramos sacar algo que asentara las bases para descubrir qué punto tenemos que atacar. Ojalá. Pero no me atrevo a darlo por hecho. No debo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios