Tratamientos

La inmunoterapia, clave para frenar el avance de las alergias

  • Sólo las vacunas antialérgicas atacan el origen del problema, que en 15 años sufrirá la mitad de la población. Las alergias severas continúan aumentando.

Uno de cada tres europeos (150 millones) padece algún tipo de alergia, que ya es el problema crónico de mayor prevalencia en el mundo desarrollado y que sigue creciendo a ritmo vertiginoso: en apenas 15 años alcanzará a la mitad de la población española y continental. Con ese trasfondo, tanto desde las sociedades científicas como desde los laboratorios que desarrollan vacunas antialérgicas se insiste en el papel clave de la inmunoterapia con alérgenos, el "único tratamiento capaz de modificar la evolución natural de la enfermedad".

La Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica lo dejó claro hace unos meses en su Declaración Europea sobre la Inmunoterapia: Combatiendo la alergia más allá de los síntomas. La vacunación antialérgica, remarcó, "no solo alivia de forma eficaz los síntomas de la alergia, sino que también posee un efecto duradero tras la finalización del tratamiento y puede prevenir la progresión de las enfermedades alérgicas". A pesar de ello, se lamentaba, "la inmunoterapia aún no ha recibido la atención debida por parte de las instituciones europeas, lo que incluye a los organismos financiadores de la investigación".

En esa línea, António Portela, director ejecutivo del laboratorio portugués Bial especializado en inmunoterapia con alérgenos, recuerda que los antihistamínicos solo alivian los síntomas, pero "no tratan la causa" del problema, mientras "las vacunas sí". Esto las hace muy indicadas para pacientes con alergias severas, que ahora representan el 15%-20% de los casos, pero que siguen aumentando debido a la creciente polución y al menor contacto con la naturaleza. Estas dos circunstancias son importantes en las alergias, junto a los mejores hábitos de higiene, que en la práctica disminuyen la protección frente a sustancias que, siendo habitualmente inofensivas, producen la exagerada respuesta del sistema inmunitario.

El horizonte de prevalencia creciente de las alergias plantea numerosos retos, que se acentúan con la polisensibilización de una misma persona a varias sustancias, aunque, según Íñigo Pagoaga, director general de Bial-España, esos casos pueden ser "tratados con vacunas diferentes para cada alérgeno". Para el laboratorio portugués, España -adonde llegó en 1998- será clave en su apuesta por la inmunoterapia para alergias, ya que va a crear una nueva planta en Bilbao para investigar y producir vacunas antialérgicas personalizadas.

Pagoaga cree que "se va a acortar la duración del tratamiento", lo que mejorará el cumplimiento terapéutico, y sobraya que que todavía "la vía de administración más efectiva es la subcutánea" -habitualmente una inyección cada dos o tres meses-, ya que el personal sanitario controla directamente el tratamiento. La vía sublingual, añade Portela, tiene desventajas como la periodicidad diaria y la necesidad de mantener las gotas bajo la lengua varios minutos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios