Mensaje por bandera

  • lQuedan atrás los días en los que hemos tenido que realizar un examen interior lEl Resucitado nos recordará hoy con su desfile que Cristo vive

Mensaje por bandera Mensaje por bandera

Mensaje por bandera

Jesús ha resucitado. El mensaje por el que murió por todos nosotros y que fue predicando por ahí adquiere hoy toda su fuerza, da un testimonio de que no era mentira lo que decía y al tercer día, resucitó para subir a los cielos y sentarse a la derecha del padre. Hoy es día para estar alegre, celebrar aquello en lo que creemos y recordar que este es el mensaje que tenemos que llevar por bandera.

Quedan atrás los días en los que hemos tenido que hacer un examen interior, ver nuestros errores e intentar cambiarlos, aquellos objetivos que nos marcamos con el inicio de la Cuaresma y nos pusimos manos a la obra para intentar cumplir y que seguro que en buena medida habremos conseguido o cuanto menos, habremos puesto las guías para llevarlos a cabo. Porque hoy no debe de significar un punto y final sino todo lo contrario, debe de servir como referencia para llenarnos de energía y ver que aquello en lo que creemos se consigue aunque a veces no sea nada fácil.

La Hermandad del Resucitado nos lo recordará hoy, hará su desfile procesional intentando hacernos ver que Cristo vive, que ha vencido a la muerte y que, a pesar de que podamos ver a un Jesús con las marcas propias del dolor por todo lo que ha pasado, la alegría y el mensaje que transmite es mayor y por lo tanto, hay que predicarlo por las calles de Almería para despedir una gran Semana Santa como se merece. Al fin y al cabo, nada de lo que se realiza se haría si no es por esto, sin la resurrección final que a los cristianos se nos presupone que creemos con todas nuestras fuerzas.

Hemos tenido una Semana Mayor muy completa, donde las hermandades han intentado hacer su estación de penitencia lo mejor que han podido y siempre desde el punto de vista de dar su propio testimonio y compartirlo con todos los almerienses. Así, hemos podido ver y sentir de primera mano a un Jesús que ha hecho y ha tenido su entrada triunfal en Jerusalem, su Última Cena, su Oración en el Huerto, su Misericordia, su Prendimiento, su Cautividad, su Gran Poder, su Sentencia, su Coronación, sus Penas, su Calvario, su Amor, su Perdón, su Pasión, su Gran Poder, su Buena Muerte, su Descendimiento, su Caridad y su Entierro, a la vez que hemos comprobado en la figura de la Virgen que una madre nunca deja solo a su hijo y que ha sufrido como si a ella mismo le hubiera pasado todo.

Por todo, ya solo queda felicitar a todos por este Domingo de Resurrección. Lo primero por el mensaje de vida que al resucitar Jesús todos los años nos recuerda. A las hermandades por el trabajo realizado todos los meses del año a pesar de que sea ahora cuando más de manifiesto parece que se pone el esfuerzo y la labor hecha. A los cofrades en general porque sin ellos nada sería posible. A los almerienses y personas que estos días han salido a la calle para vivir nuestra pasión de una manera especial. A los compañeros de la comunicación que han intentado expresar con palabras todo lo que ha sucedido y darle un enfoque especial. Y a todos los que quieran creer en este mensaje y se esfuerzan cada día por llevarlo por bandera, conscientes de que a lo mejor no pueden cambiar el mundo pero sí su mundo particular, resucitar a todo su alrededor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios