Liga Europa · Sevilla-Oporto

Festival en Nervión y a semifinales (4-1)

  • El Sevilla arrolla al Oporto de salida y sólo la expulsión de Coke dilató una clasificación muy meritoria

Comentarios 5

Noche mágica en Nervión. El Sevilla goleó 4-1 al Oporto en un encuentro completísimo en el que una media hora fulgurante prácticamente finiquitó la eliminatoria a favor del cuadro de Unai Emery, acreedor de toda una semifinal europea. Sólo la misma amplitud del resultado, que fue echando hacia atrás al Sevilla, y una estúpida expulsión de Coke dieron algo de margen al Oporto hasta la puntilla de Gameiro.

Fue salir y percibirse que el Sevilla miedoso e incapaz de Oporto no volvió del estadio Do Dragao. Al abrigo de los suyos, en un ambiente espectacular, arrolló a un rival de gran nivel en una media hora portentosa de fuerza, determinación y acierto. Nada más empezar, una jugada algo dudosa acabó en penalti sobre Bacca. Rakitic empató la eliminatoria y a los dragones se les hizo definitivamente de noche. 

Los errores se pagan caros y el Oporto dio fe. Un mal saque del meta Fabricio no lo remedió Danilo y en dos toques se plantó Vitolo para cruzar ante el portero. El Sánchez-Pizjuán se vino abajo y, en otro sentido, el Oporto mucho más. Tanto, que al límite de la media hora un barullo pésimamente defendido lo convirtió Bacca en oro puro. Patadón a la imagen penosa junto al Duero y voleón al juego físico e impetuoso de los portugueses, que completaron unos minutos de pura chapuza.

De ahí al descanso el Sevilla fue dormitando, algo comprensible dentro del peligro que entraña. Coke, a vuelta de pausa, se encargó de darle cara con una pueril doble amarilla. Ya con la primera, por una chiquillada, se perdía el siguiente partido. Casi 40 minutos por delante con uno menos y el Oporto, lógicamente, empieza a creer. Encerrados alrededor de Beto la cosa se puso seria y el Sevilla aún más, defendiendo de manera casi perfecta aunque el portero y el palo evitaron males mayores.

Los minutos fueron pesando a un rival con la cuesta muy empinada y enfilando la recta final Gameiro sentenció en una de las salidas que el Sevilla fue configurando. El golazo de Quaresma quedó para los resúmenes. El Sevilla está en semifinales de un torneo que ganó dos veces no hace tanto en la mejor época de su historia. Y, además, llega al tramo final de la temporada creyendo en sí mismo y con recursos en los que apoyarse. Si a eso se le suma el acierto que no tuvo el rival...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios