"Hay que esperar muchísimo más de mí"

  • Reyes asume que aún debe mejorar y mira de frente al Atlético. "Me siento orgulloso de enfrentarme a ellos".

Si para el Sevilla y el sevillismo la visita del Atlético ya no se puede considerar un partido más, por rivalidad, por pelear por el mismo objetivo y por cuentas pendientes, para Reyes también es muy especial, lógicamente. El atacante se vuelve a ver con los que fueron sus compañeros hasta hace dos ratos. Hace apenas dos meses que Reyes cambió la camiseta de franjas rojiblancas por la lisa blanquirroja. En el Vicente Calderón estuvo tres temporadas y media, con una cesión al Benfica tras la primera, y ha ganado dos títulos, la Liga Europa y la Supercopa de Europa, con la frustración de caer ante el Sevilla en la final de la Copa del Rey en medio. Los focos estarán el sábado en él.

Negar que es un partido distinto para él sería mentir y así lo reconoció este miércoles Reyes, quien asumió que aún debe dar más en el Sevilla. "El Atlético de Madrid es un rival que va a pelear lo mismo que nosotros y son tres puntos más. Es un poco especial para mí, he pasado unos años en el Atlético y he ganado cosas y me siento orgulloso de enfrentarme a ellos", dijo el futbolista, que descartó afrontar el encuentro con rencor por la relación de amor-odio que vivió allí: "Ganas se les tiene sobre todo por ser un rival directo, no por haber jugado ahí. Hay que adelantarlos en la tabla y nada más".

El utrerano, aunque se resistió a entrar en profundidad sobre su recientísimo pasado, sí reconoció que ahora está más fuerte el Atlético: "No voy a hablar mucho del Atleti, sino del Sevilla, que es lo mío y lo que me interesa, pero sí es verdad que ha cambiado muchísimo y para bien". Entonces, ¿impone respeto el equipo de Simeone? "También imponemos respeto nosotros, jugamos en casa y llevamos dos victorias consecutivas. Jugamos ante nuestra gente y hay que darlo todo".

Después de capear con diplomacia todo lo relacionado con su ex equipo, entró de lleno en su presente sevillista. ¿Está ya a tope? "No, todavía me falta muchísimo para llegar al 100 %. Es verdad que cada día me encuentro mejor físicamente. Voy mejorando cada día, con la lesión he entrenado menos que los compañeros, pero voy a más y hay que esperar muchísimo más de mí", dijo sin ningún tipo de reparo el futbolista.

El utrerano explicó que ha estado condicionado por algunas lesiones menores. "Las sustituciones en estos últimos partidos han sido porque me he resentido del hombro, nada más por eso". Y rechazó estar preocupado por no haberse estrenado aún como goleador en su nueva etapa en el Sevilla: "Bueno, los goles son lo de menos, lo importante es el equipo. Da igual quién los marque, porque el beneficio es de todos".

El análisis sobre su momento en el Sevilla se extendió a su nueva ubicación en la banda izquierda, quizá la posición donde menos ha jugado en su ya dilatada carrera. Tampoco eso lo incomoda, según dijo. "He jugado toda mi vida en las bandas y no me voy a quejar por hacerlo ahí. Sería una tontería. Me encuentro cómodo en las dos posiciones y, sobre todo, cuando el equipo gana, eso es lo fundamental".

El mediapunta insistió más de una vez en darle la prioridad al colectivo. "A todo el mundo le gusta poner el estadio boca abajo. Pero ya tengo 28 años, he vivido mucho y lo más importante de todo no es uno, es el equipo: si el equipo gana, uno gana también". Y no quiso comparaciones con Juande Ramos: "Hay que mirar el presente. Somos un gran equipo y es lo que hay que demostrar en el campo. Tenemos que estar mentalizados los noventa minutos, salir presionando al contrario; si lo hacemos, tenemos mucho que ganar", arguyó antes de mostrarse optimista. "Por supuesto que la tercera plaza se puede alcanzar. Conocemos nuestro objetivo y lo tenemos que pelear", dijo rotundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios