Los dos inyectores del motor de Emery

  • Bacca y Gameiro hacen buena la inversión en gol hecha tras la marcha de Negredo y ya suman 35 goles. Rotación y competitividad, secretos del éxito.

El fútbol es una constante renovación. Se van unos ídolos, llegan otros. Parecía que la venta de Álvaro Negredo al Manchester City podía dejar al Sevilla huérfano de lo más importante en el fútbol, como es el gol, pero el tiempo se ha encargado de descartarlo de una forma rotunda. La competitividad que mantienen en el ataque nervionense Carlos Bacca y Kevin Gameiro ha servido a Unai Emery para relanzar a su equipo en la tabla y tenerlo como una opción real en el tramo final de Liga en la lucha incluso por la Champions.

El colombiano y el francés, pese a que no han coincidido muchos partidos en el campo, han puesto firma a 35 goles entre la Liga BBVA y la UEFA Europa League, amén de a 11 asistencias, unos números que se disparan si entra en escena ya el líder del equipo, un Rakitic que eleva la suma de goles a 49.

35 goles en los albores de abril todavía que han dado la razón a la dirección deportiva al embarcarse en una inversión que obligó al club a desembolsar el pasado verano 7 millones por Bacca y 10 por Gameiro. Dos delanteros de garantías para competir en tres competiciones después de un año en el que en muchos partidos se pudo comprobar que Negredo era la única opción clara al que fiar la responsabilidad del gol y, por ende, la consecución de los objetivos.

Y lo cierto es que el Sevilla ha encontrado una buena combinación de perfiles en dos delanteros con similitudes en algunas cosas, pero diferencias en otras. Ninguno es un ariete tipo poste para bajar la pelota o rematar de cabeza, pero Bacca no va mal del todo en el salto; en carrera, Gameiro es más rápido y se mueve como pez en el agua en el filo del fuera de juego, mientras Bacca es más potente en carrera sostenida y cambios de ritmo; los dos ejecutan rápido, pero el caribeño asegura mejor el tiro (todos sus goles son por debajo de la media altura) y el galo remata con más potencia y a veces hacia arriba.

"Cuando vine el objetivo era marcar entre 15 y 20 goles. Hay una buena competencia con Carlos Bacca que pone al equipo arriba; es una competencia sana para el equipo. He tenido lesiones que me han impedido un poco tener la regularidad que hubiera querido, pero lo más importante es pensar en el equipo", dijo en el día de ayer Gameiro, autor de 16 tantos en partidos oficiales con la camiseta del Sevilla, 11 en la Liga y 5 en Europa.

Los dos tantos, ambos de bella factura, de Gameiro al Espanyol han puesto otra vez en boca de todos los sevillistas a un delantero que, a veces, como en Oporto, no acierta en las ocasiones más claras que se le presentan, si bien hay que darle el mérito en cuanto a la facilidad que tiene para oler la jugada de gol y estar a tiempo en el sitio justo. En Do Dragao le jugó una mala pasada la velocidad con la que acostumbra a jugar y el hecho de que el balón le cayese a la pierna izquierda.

Pero Gameiro tiene el partido de este jueves jueves ya en la mente. Es una oportunidad grande para el Sevilla y el ex jugador del Lorient y el PSG siente un pellizco ante duelos así. "Es un partido muy importante para nosotros. Sólo nos vale ganar para continuar nuestro camino. El Oporto es un buen equipo, pero nosotros jugamos en casa… Es un partido difícil, pero lo más importante es ganar para continuar nuestra aventura en la Europa League", explicó el francés, que tiene en el Mundial otro señuelo del que se beneficia el Sevilla: "Si marco muchos goles, por qué no, podré ir al Mundial. Ojalá. Es muy importante para mí estar muy bien aquí para poder ir al Mundial".

Eso es lo que busca también su compañero de ataque. Bacca ha demostrado en su primera temporada en una de las grandes Ligas de Europa tras pasar por Bélgica que se ha ganado un puesto fijo en la selección de Colombia y, con la lesión de Falcao, por lo que pelea ahora es por la titularidad en el equipo caribeño. Para ello, además, competirá con Jackson Martínez, delantero del Oporto que no podrá jugar mañana. "Jackson y yo hablamos, y está apenado por no poder jugar el partido. Me dijo que nadie en el club le avisó de que estaba apercibido. Él no lo sabía. Desde luego, a la persona del Oporto encargada de avisarlo, tendríamos que darle un paseo por Sevilla", desveló Bacca este martes en Radio Marca.

El papel del nueve sevillista está siendo espectacular, igual que Gameiro. Si el francés hizo un doblete ante el Espanyol, el colombiano lo firmó en un partido de la repercusión que siempre tiene un duelo contra el Real Madrid. En este sentido, siempre después de una actuación como ésa surgen rumores sobre su futuro y en su país se sacaron de contexto unas palabras suyas cuando le preguntaron qué equipo le gusta más el Madrid o el Barcelona. Bacca explicó su mensaje: "Una cosa es que yo diga que me gusta cómo juega el Barça y otra muy diferente que me quiera ir. Ni se me ha pasado por la cabeza. Yo estoy muy a gusto en Sevilla y mi familia incluso más que yo. Para mí es una enorme satisfacción llegar a mi casa después de trabajar y ver a mi familia tan feliz. Tengo cinco años de contrato y mi único pensamiento cuando regrese del Mundial es el de volver al Sevilla".

La afición puede estar satisfecha en un año en la que muchos clubes de Primera, por la crisis, no tienen un goleador. El Sevilla tiene dos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios