Los piratas somalíes secuestran dos barcos más mientras mantienen en su poder el petrolero saudí

  • Un pesquero tailandés, un buque de carga matriculado en Hong Kong y un barco griego han sido capturados en las últimas horas frente a las costas del país africano

Comentarios 14

Los piratas somalíes que operan en aguas del golfo de Adén han secuestrado en las últimas horas otros dos barcos, un pesquero tailandés y un buque griego, que se suman al superpetrolero saudí secuestrado el domingo y al buque de Hong Kong con trigo capturado ayer, lo que pone de manifiesto que la presencia de buques de guerra internacionales en la zona no les está disuadiendo de su objetivo. No obstante, un buque militar indio destruyó hoy una embarcación pirata en estas aguas.

Las autoridades saudíes anunciaron hoy que los propietarios del superpetrolero 'Sirius Star', que en el momento del secuestro llevaba una carga de crudo valorada en 100 millones de dólares, están en conversaciones para el pago de un posible rescate, pese a que el Gobierno había expresado sus reservas sobre negociaciones con los secuestradores.

El aumento de los actos de piratería frente a las costas de Somalia este año ha hecho aumentar los costes de seguro de las embarcaciones, empujado a algunas compañías navieras a desviarse pasando por Sudáfrica y provocado una respuesta militar sin precedentes por parte de la OTAN, la Unión Europea y otros países, que han enviado buques de guerra a la región.

"Los piratas están enviando el mensaje al mundo de que 'podemos hacer lo que queramos, podemos hacer lo impensable, hacer lo inesperado'", opinó Andrew Mwangura, coordinador del Programa de Asistencia para Marinos del Este de Africa, con sede en Mombasa (Kenia) y que se ha convertido en el principal interlocutor en esta materia.

La Oficina Marítima Internacional (OMI) anunció hoy el secuestro en aguas del golfo de Adén de un barco pesquero tailandés con 16 tripulantes a bordo, mientras que la organización de la que forma parte Mwangura informó del secuestro de un carguero griego, si bien el Ministerio de la Marina Mercante helénico dijo no tener información sobre este incidente. BARCO DESTRUIDO

Por otra parte, la Marina india informó de que uno de sus buques de guerra destruyó a última hora de ayer un barco pirata en estas aguas tras un breve enfrentamiento. "Se desató un incendio en la embarcación y se escucharon explosiones, posiblemente debido a la explosión de la munición almacenada en él", informó la Marina, añadiendo que dos lanchas fuera-borda huyeron del barco en llamas.

El aumento de los ataques en las aguas somalíes este año se ha visto fomentado por la creciente insurgencia islamista en tierra y por los millonarios rescates que se ha pagado por algunos de los barcos secuestrados. Aunque los analistas advierten de que el pago de rescates sólo contribuye a fomentar la piratería, los propietarios del superpetrolero saudí han comenzado a negociar.

"No nos gusta negociar ni con terroristas ni con secuestradores, pero los propietarios del petrolero son los árbitros finales de lo que ocurre aquí", afirmó el ministro de Exteriores saudí, príncipe Saud al Faisal.

El 'Sirius Star' fue secuestrado al sureste de Mombasa, muy lejos de la habitual zona de operaciones de los piratas somalíes y se cree que se encuentra actualmente anclado cerca de Eyl, una antigua localidad pesquera somalí que actualmente es una conocida base pirata.

"Los habitantes de Eyl me dijeron que podían ver las luces de un gran barco en el mar que parece ser el petrolero", indicó el presidente de la región somalí de Galkayo, donde está Eyl, Aweys Ali, en declaraciones a Reuters.

El 'Sirius Star', que tenía dos millones de barriles de crudo en sus bodegas, se dirigía a Estados Unidos vía el cabo de Buena Esperanza. Estados Unidos normalmente se opone al pago de rescates, pero el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, no quiso criticar a la compañía saudí propietaria por negociar con los piratas. 

En este sentido, dijo que Washington está trabajando para que se apruebe una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU. "Estados Unidos no va a resolver esto solo. Ningún país va a resolverlo solo", opinó.

Actualmente, se cree que los piratas somalíes tienen en su poder alrededor de una docena de barcos en la zona de Eyl y más de 200 rehenes. Entre ellos figura un buque ucraniano con 33 tanques a bordo y otro armamento que fue secuestrado el pasado mes de septiembre cuando se dirigía a Kenia.

Estos secuestros se han producido pese a la presencia de buques militares de distintos países en la zona, si bien los analistas coinciden en que los piratas están bien armados y que una intervención por parte de las fuerzas internacionales podría poner en peligro a los rehenes.

En este sentido, el embajador ruso ante la OTAN, Dimitri Rogozin, defendió hoy que la OTAN, la UE y otros países, en coordinación con Rusia, lancen operaciones terrestres contra las bases de los piratas somalíes, puesto que la acción naval sola no será suficiente para derrotarles dada la posición estratégica de Somalia.

"Así que le corresponde a la OTAN, la UE y otros grandes actores realizar no una operación marítima, sino una operación costera terrestre para erradicar las bases de piratas en tierra", afirmó. "Porque todos sabemos (...) que tienen sus bases en tierra", añadió, incidiendo en que "por supuesto estas acciones deberían coordinarse con Rusia".

Por su parte, el primer ministro somalí, Nur Hassan Hussein, advirtió hoy de que las patrullas navales no bastarán para acabar con la piratería frente a las costas del país y pidió más colaboración para acabar con las redes criminales relacionadas con estas actividades.

En declaraciones a Reuters, Hussein afirmó que la piratería debe ser combatida en tierra y en mar y aseguró que en los próximos meses empezará a aclararse qué organizaciones extranjeras están implicadas en los secuestros de barcos.

"Lamentamos que el problema de la piratería no se limita únicamente a Somalia, sino que afecta a toda la región y al mundo", declaró. "Las operaciones de guerra naval, por sí mismas, no serán suficientes. Hay una red de piratería y eso implica una red operativa que incluye el mar, la tierra y el extranjero en ocasiones", añadió. 

"Pienso que esto está relacionado con otras organizaciones, no creo que se trate únicamente de piratería somalí", prosiguió. "De momento son suposiciones, pero, por supuesto, en los próximos meses el cuadro estará definitivamente más claro", aseguró. Los analistas creen que los piratas somalíes cuentan con apoyos en Yemen y, posiblemente, Nigeria, y temen que los fondos expoliados sirvan para financiar a grupos terroristas internacionales, aunque no hay evidencias sobre ello. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios