Carol Mendelsohn. Productora ejecutiva de 'CSI Las Vegas'

"Con Ted Danson pensamos en un jefe con mujer, hijos y perro"

  • Cuatro incorpora la veterana serie de los forenses, con la temporada número 12. Ted Danson, con mucho humor negro, es el nuevo jefe del equipo.

CSI Las Vegas, pionera de la franquicia de forenses (en principio sólo era CSI), fue la serie estadounidense favorita entre los espectadores españoles. Arrancó hace ya casi catorce años en la cadena CBS y en nuestro país era un hábito los lunes por la noche en Telecinco. Hoy llega a Cuatro los capítulos de la penúltima temporada, la 12ª, con la incorporación de Ted Danson como protagonista, el nuevo supervisor D.B. Russell. Carol Mendelsohn (foto de la derecha), productora ejecutiva de CSI, desvela para este periódico algunas claves de esta incorporación de Danson a la longeva serie.

-¿Cómo se fraguó el fichaje de Danson para CSI?

-Yo soy un gran fan de Ted Danson. Me encanta Cheers, vi Becker y me encantó en Daños y perjuicios. Ted Danson lo hace todo. Y muy bien. Es un gran actor de comedia, un gran actor dramático y realmente cuando piensas en CSI y en nuestros actores, desde Billy Petersen a Marg Helgenberger, George Eads, Paul Guilfoyle, todos ellos pueden hacer tanto drama como comedia. Teníamos que llamar a alguien muy versátil.

-¿Cuál era su idea sobre este nuevo protagonista, el jefe D.B. Russell?

-Queríamos alguien con vida personal. La relación de Grissom y Catherine no fue bien. Las relaciones de Nick tampoco eran fructíferas. Son grandes jefes, pero no encontraron el equilibrio entre trabajo y familia. Así que pensamos en un CSI que equilibrara trabajo y hogar. Con Danson pensamos en un jefe con mujer, hijos y perro. Aquí siempre bromeamos con que cuando tienes sexo, mueres. Bien, pensamos en un personaje que tuviera mucho sexo y no muriera. Y así fue como concebimos el personaje de Ted.

-¿Cómo afrontó el equipo de personajes de CSI esa temporada 12?

-Catherine ha sido degradada y Nick se ha visto forzado a dejar la oficina. Los espectadores españoles deben recordar el episodio 21 de la undécima temporada...

-¿Son muy diferentes D.B. y Catherine?

-Sí, D.B. Russell es equilibrado en su vida y Catherine, no. Para ella su familia es su trabajo. Pasa casi todo su tiempo con el equipo y es muy difícil ser el líder del equipo cuando los conviertes en tu familia.

-¿Cómo reacciona Catherine cuando es degradada?

-Ella se había convertido en la justa sucesora de Grissom y no serlo es demoledor. Pero llevará al personaje a reflexionar sobre el destino de su vida.

-¿D.B. sabe imponerse de inmediato?

-Él ha sido traído por Conrad Ecklie, el subcomisario, para intentar salvar el equipo. D.B. está al cargo pero el equipo tienen problemas para integrarse con él. Tiene un estilo de trabajo muy diferente y el equipo va a tener que adaptarse a él.

-¿Cómo es el investigador que lleva dentro Danson?

-Me gustan sus observaciones sobre la conducta y lógica humana. Sigue las evidencias y actúa de manera lógica al cerebro del asesino. Habrá una escena donde D.B. usa la cita de una canción popular que le ayudará a resolver un caso.

-¿Es peculiar el pasado de D.B.? ¿Tiene más sustancia que lo que aparenta?

-Sí, sí. Es hijo de unos padres hippies, cantantes de folk que fueron arrestados por la policía por sentadas y protestas. A D.B. en verdad no le gusta la policía. Y se va llevar mal con Brass, a quien no le gustan los hippies a los que no les gustan los policías. No hay odio entre ellos, pero no conectan. Brass dice que no sólo no se irían de copas juntos, sino que ninguno pagaría la copa del otro... (ríe).

-D.B., por lo visto, mantiene actividades de herencia familiar incluso en la oficina...

-Sí, presuntamente cultiva setas medicinales. Brass tiene la sospecha de que no son medicinales. Será un chiste recurrente en las próximas temporadas.

-Con esas características Danson seguro que está muy a gusto en la piel de D.B. Russell.

-Pues tengo que reconocer que sí. Lo ha clavado. Supo acogerse desde el primer minuto a la singular personalidad de D.B. Ha creado un personaje a su medida y, pese a que podría parecer que tiene una edad con la que estaría de vuelta de todo, es un profesional que está deseando aprender y evolucionar, que está abierto intelectual y emocionalmente, pero es fiel a sus principios. No se desvía de lo que fue.

-¿Qué cambios pueden percibir los espectadores de CSI que se sumen a Cuatro?

-En España, donde siempre ha sido tan bien recibida nuestra serie, van a notar que la personalidad de Danson impregna los capítulos, con mucho humor negro, más que en anteriores temporadas. Ese personaje nos ha permitido jugar con el lado oscuro del humor. Elisabeth Hatnois también ha vuelto. La presentamos en la temporada 11 como una CSI en Los Ángeles y es la hija separada de Conrad Ecklie, nuestro subcomisario. Se une al equipo en el capítulo 2. También tenemos un nuevo técnico de balística. Hay caras nuevas en esta andadura y todos han conectado con el resto del reparto, además de varias estrellas invitadas que van a sorprender.

-¿El nuevo cambio de protagonista puede perjudicar a su serie, al cabo de tantos años?

-Creo que el fan de CSI lleva mucho tiempo con nosotros y acepta bien todos los cambios. Son leales y seguirán con nosotros junto a los fans de Ted Danson, que no saldrán defraudados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios