Cuando el mono de trabajo sustituye a la chaqueta

  • La Sexta estrena 'El jefe infiltrado', un 'docu-reality' protagonizado por directivos de grandes empresas españolas que se hacen pasar por aprendices.

Comentarios 1

Con sus currículos podrían empapelarse paredes. Tienen secretaria propia y decenas de reuniones a la semana; son altos directivos que conocen las cuentas de sus empresas mejor que la de sus propios hogares y que ahora aceptan el reto de La Sexta y se muestran dispuestos a cambiar la corbata por el mono de trabajo.

Por unos días, responsables de grandes empresas del transporte urgente como MRW, de la hostelería, como Domino's Pizza, Lizarrán o Wogaboo, del mundo del fitness, como Altafit, o de las mudanzas, como Grupo Amygo, abandonarán el despacho para remar codo con codo con los trabajadores de las escalas más inferiores de sus propias empresas. Haciéndose pasar por aprendices, tendrán que recoger basura a pie de calle, repartir pizza a domicilio, limpiar baños, hacer duras mudanzas o disfrazarse de muñeco promocional.

Guillermo Pérez, director adjunto de MRW, es uno de los intrépidos directivos que protagonizan una de las entregas de El jefe infiltrado, el docu-reality de Eyeworks España que llega esta noche al prime time de La Sexta. "Me sentí atraído por la propuesta porque era una forma cercana de conocer el día a día de mi empresa a través de tareas a las que no estamos acostumbrados. Es una forma muy buena para detectar fallos y poder seguir creciendo", asegura.

Como el resto de jefes que participan en este docu-reality, Guillermo ha tenido que caracterizarse para que sus trabajadores no le reconocieran y, aunque en España no es tan frecuente difundir la imagen de los altos cargos de la empresa entre los trabajadores, como es habitual en otros países, su 1,90 de estatura le ha complicado en más de una ocasión el poder pasar desapercibido entre sus trabajadores. "Ha sido una experiencia muy interesante y, aunque he tenido que sortear preguntas delicadas y en ocasiones he aguantado la risa por ser protagonista de situaciones absurdas, participar en El jefe infiltrado me ha servido, sobre todo, para ver que en MRW hay personas maravillosas que aman a la empresa y la defienden como algo propio. Además, me ha reportado una lista de deberes muy amplia. Algunos podremos asumirlos a corto plazo y otros formarán parte de nuestros planes estratégicos".

Guillermo tiene claro que la empresa perfecta no existe y por eso no dudó a la hora de conocer los fallos de la suya de primera mano. "No sólo me ha servido para conocer los aspectos que debemos mejorar sino para valorar que detrás de cada trabajador hay una persona con los mismos problemas e inquietudes que puedo tener yo. Es indiferente que seas jefe o trabajador de una plataforma. La única diferencia entre ambos es que ellos no toman decisiones, pero el trabajo es igual de importante en cualquier extremo de la cadena", resalta.

Para que la presencia de las cámaras en los puestos de trabajo no levanten sospechas entre los trabajadores, ésta se ha justificado de diversas formas, desde la grabación de reportajes sobre segundas oportunidades hasta la realización de un concurso para obtener un puesto de trabajo o un documental sobre aprendices. No obstante, según adelanta La Sexta, los jefes no siempre finalizarán su experiencia sin ser descubiertos. En más de una ocasión serán desenmascarados por sus empleados y, en otras, serán ellos mismos quienes se descubran para detener una situación que se les escapa de las manos. En la mayoría de las ocasiones, no obstante, los protagonistas permanecen ocultos tras su disfraz de aprendiz hasta que finaliza el programa y reciben en sus despachos a los empleados que le ayudaron en su supuesta formación en la empresa.

El programa de esta noche estará protagonizado por Javier Navarro, el director de operaciones de Domino's Pizza, que retrocederá 20 años en su empresa y partirá de cero como repartidor de pedidos a domicilio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios