Buena imagen de Daniel Luque en su confirmación en la México

  • El torero sevillano perdió un trofeo por el fallo con la espada · El diestro mexicano José Luis Angelino corta la única oreja del festejo · Capetillo tuvo una mala tarde

GANADERÍA: Toros de Julio Hamdan, ganadería que debutaba, de desigual presentación y juego. TOREROS: Guillermo Capetillo, pitos y bronca; José Luis Angelino, palmas y oreja. Daniel Luque, que confirmaba alternativa, saludos y ovación. Incidencias: Plaza Monumental de México. 4.000 espectadores.

La endeble condición del primer toro de Julio Hamdan, que debutaba como ganadero en la Plaza México, y el fallo con los aceros en el sexto condicionó el resultado final de la confirmación de alternativa del sevillano Daniel Luque dentro de un festejo, séptimo de la Temporada Grande en el Distrito Federal, en el que el mexicano José Luis Angelino cortó una oreja del toro más claro de un correoso encierro.

Daniel Luque, que lanceó con suavidad y mostró a la afición azteca sus buenas maneras manejando el capote ante el toro de la ceremonia, trató de tirar de la embestida dejando siempre la muleta puesta a Sangre Nueva, flojeando el toro y perdiendo las manos en ocasiones pese a apuntar calidad y nobleza.

El sexto tuvo mayor pujanza y emoción en su embestida. El torero de Gerena cuajó una faena de mucha decisión, con series sobre la mano derecha que arrancaron los olés en La México. Tuvo emoción el trasteo, que también por el lado izquierdó dejó destacados muletazos. Con la espada perdió el posible premio el torero, pinchando en varias ocasiones. Luque se encontró indispuesto tras matar al primer toro, presentando síntomas de deshidratación por problemas estomacales.

Guillermo Capetillo estuvo a punto de escuchar los tres avisos. El matador mexicano se encontró con un toro que no dio facilidades y con el que el torero nacional tampoco se encontró a gusto. Luego, el animal se puso complicado para descabellar, se levantó varias veces y poco antes de cumplirse el tiempo reglamentario se echó definivamente. El cuarto fue un toro que acusó una fuerte voltereta en los primeros tercios y quedó muy mermado para la muleta tercio provocando el enfado del público durante todo el trasteo.

José Luis Angelino salió responsabilizado con su primero y protagonizó un variado y animoso repertorio de capa, antes de coger los palos y completar un tercio de banderillas donde hubo más voluntad que acierto a la hora de clavar. Le molestó el viento durante la faena de muleta y al torero le costó hacerse con la situación ante un toro con su punto casta defensiva que incomodó a Angelino. Lo mejor fue una efectiva estocada entera aunque un punto desprendida.

En el quinto, el mejor del encierro, Angelino banderilleó con más acierto y brillantez que en su primero para después comprobar cómo en el último tercio el enrazado y fijo astado demostró buena condición. Angelino cuajó un trasteo de menos a más, con pasajes donde se echó en falta más decisión intercalados con otros donde apostó el torero por dejar la muleta en la cara y dar continuidad a la faena, subiendo la temperatura en el tendido y concluyendo su ascendente labor con una estocada al primer intento que le valió una oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios