Finito de Córdoba estalla y los carteles de la Feria de la Salud siguen en el aire

  • Suspenden la presentación de las combinaciones por el descacuerdo de la Sociedad Propietaria

Comentarios 3

A poco menos de dos meses de que comience la Feria taurina de Nuestra de la Salud 2014 todo sigue en el aire y cunden las dudas. Ayer, de hecho, fue un día casi de psiquiátrico, con una conferencia de prensa suspendida y otra programada por sorpresa. La primera la había convocado la empresa adjudicataria del coso de Los Califas, Ramguertauro, para dar a conocer de forma oficial los carteles, y no se celebró, según se pudo saber, por la disconformidad absoluta de la Sociedad Propietaria con los mismos, pues considera que se incumplen las condiciones del contrato de forma evidente. La segunda rueda de prensa la protagonizó el torero de referencia de la Feria en el último cuarto de siglo, Juan Serrano Finito de Córdoba, que ya había anunciado horas antes que se quedaba fuera del ciclo de mayo por decisión de la empresa de última hora. La situación que queda por tanto es dramática e incluso se barrunta la posibilidad de que Ramguertauro salga de Los Califas por incumplimiento y sea otra la empresa la que organice la Feria a pesar de su inmediatez. Lo único que se sabe es que hoy mismo se producirá una reunión entre la firma adjudicataria y los propietarios de la plaza para tratar de aclarar la situación y buscar soluciones.

A Finito de Córdoba, por cierto, se le pudo ver sumamente molesto y con ganas de aclarar lo ocurrido. Compareció por la tarde, en el Hotel Córdoba Center, para detallar de forma minuciosa y cronológica los motivos de su ausencia. Después de agradecer a los asistentes al acto, a la afición cordobesa y a la sociedad propietaria del Coso de Los Califas su apoyo y sus muestras de cariño, señaló "que es grande el dolor que siento en este momento, porque me siento indignado, defraudado, traicionado y es una espina muy grande la que tengo, porque al margen de todo lo que haya podido suceder, está Córdoba, estáis vosotros: ésta es mi casa, ésta es mi plaza y después de 25 o 26 haciendo el paseíllo me veo fuera por primera vez".

Continuó Juan Serrano, de forma detallada, relatando los motivos que han terminado en esta desagradable situación. Todo se inició "cuando, debido al trato recibido el año pasado por esta empresa", tomó la decisión de pedir a su apoderado llevar personalmente la negociación para su contratación en la Feria de Córdoba. Tras una llamada del gerente, Julián Alonso, a quien conocía por su relación con la casa Matilla y por coincidir ambos cuando Juan fue apoderado por la misma, éste mostró su disposición el pasado mes de enero para negociar su inclusión en la Feria. En este momento fue cuando Finito le indicó que Córdoba lo quería "negociar personalmente" sin que en ningún momento interviniese su apoderado, el francés Simón Casas. Tras un cruce de mensajes en los que Finito pidió la liquidación pendiente de la feria de 2013 -que se le pagó ayer mismo, según dijo el torero-, y tras su brillante actuación en Valencia, Julián Alonso contactó con Simón Casas, apoderado de Finito, indicándole el matador de toros cordobés que es con él, y no con su representante, con quien tenía que llevar a cabo las conversaciones de cara a su contratación.

Aunque todo se llevó vía telefónica, se produjo una reunión en Madrid, donde exigió que "no se presenten los carteles hasta que no se salde la deuda pendiente", aunque quedó la actuación cerrada de forma verbal. Tras actuar en Castellón, otra vez con brillantez, Finito comentó con Simón Casas como se había cerrado el acuerdo, al objeto de redactar el contrato, quedando citados esta misma semana para hacer efectiva documentalmente la contratación, aunque el borrador, según le manifestó Julián Alonso, quedaba supeditado al visto bueno del empresario venezolano Ricardo J. Ramírez, dueño de Ramguertauro.

Así pasaron los días, hasta que el jueves Finito se enteró -"y no porque Ramírez, Ricardo, haya descolgado el teléfono con mi apoderado o conmigo mismo"- de que estaba fuera de la Feria. El torero cordobés acudió a la oficina de la empresa en el Coso de los Califas y mantuvo una reunión de más de dos horas con el gerente. Allí Alonso le reconoció que la decisión final de su exclusión "ha sido tomada por Ramírez". Asimismo, le indicó que existía la posibilidad de excluir de la corrida del sábado "a una figura del toreo, y amigo, como Enrique Ponce", cosa a la que Finito se negó en rotundo. Terminó además Finito diciendo que lo afirmado en una red social sobre las altas cantidades solicitadas por él para actuar en la feria por Ricardo J. Ramírez "es falso con mayúsculas".

Muy molesto, el torero afirmó que si "esto hubiese ocurrido hace más de un mes lo hubiera encajado de otra manera". "Lo que habéis escuchado es mi verdad" terminó diciendo el matador, afirmando además que "hay que defender a la fiesta del toreo y a nuestra ciudad". No obstante se mostró ilusionado de cara a su actuación hoy en el tradicional festival a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer, donde dijo "que será un honor hacer el paseíllo junto al maestro, el quinto Califa, Manuel Benítez El Cordobés".

Por su parte, el presidente de la sociedad propietaria del Coso de los Califas, Tomás González de Canales, ante los rumores surgidos en las últimas horas sobre posibles empresarios que supuestamente se han ofrecido para organizar la Feria, manifestó "que mañana se producirá una reunión con representantes de la empresa Ramguertauro y, aunque los incumplimientos del contrato habidos hasta la fecha son motivo suficiente para la resolución del mismo, la sociedad propietaria acudirá de forma conciliadora al objeto de tratar que los carteles tengan la categoría que debe de tener una plaza como la de Córdoba". Lo que parece claro ahora mismo es que las combinaciones en las que había trabajado la empresa hasta la fecha son en este momento papel mojado y sólo parecen quedar dos opciones: que se mejoren o que se conviertan en historia. La Feria de Córdoba se acerca en todo caso a una edición que parece marcada por los malos augurios y por un escándalo enorme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios