La fiesta se vuelca con El Mangui y le rinde homenaje en su plaza

  • Juan José Padilla, Castella y Manzanares consiguen los máximos trofeos

La plaza de Sanlúcar se sobrecogió cuando Manuel Rodríguez "El Mangui" -matador de toros, luego subalterno de figuras y por fin veedor, pero sobre todo torero y entrañable persona- cruzaba el ruedo tras el paseíllo, en la tarde de su homenaje. El torero saludaba con su sombrero de ala ancha con inevitable torería, pero a la persona se le saltaban las lágrimas.

Y a no pocos aficionados y profesionales, queriendo recuperar a ese Mangui que este invierno sufrió un accidente vascular del que va a salir con el cariño de toros y, por supuesto, el apoyo de su estupenda familia. El toreo, profesionales y aficionados, no faltó ayer a la plaza y le cargó las pilas a Manolo el Mangui.

Abrió plaza su querido maestro Miguel Báez "Litri", que no se iba a quedar si echarle el capote a su peón de confianza. Calidad, sitio y soltura en sus maneras y para todos volver a disfrutar del toreo del onubense. Juan José Padilla, todo raza dispuesto a sacar partido de la guasa de su oponente. Además formó un lío con el sobrero. Javier Conde, que no tuvo material, lo intentó en el segundo reserva sin suerte tampoco.

Sebastián Castella lo bordó, templado y suave, con no poca calidad y suavísimo trazo. También Manzanares templó muy despacio a su buen utrero de Cuvillo, entrando a matar de esa manera suya tan especial, citando para aguantar. Y de remate el novillero Álvaro Sanlúcar que sacó el muestrario que acredita que hay que anunciarlo y verlo.

Y un remate triunfal y la enhorabuena al Mangui: se le quiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios