Sacerdotes junto al obispo viven unos días de retiro

  • Han realizado una nueva tanda de Ejercicios espirituales

  • El director de la tanda ha sido Santiago Bohigues Fernández, doctor en Teología Espiritual y Licenciado en Teología Histórica

Parte de la veintena de sacerdotes durante una de las lecturas. Parte de la veintena de sacerdotes durante una de las lecturas.

Parte de la veintena de sacerdotes durante una de las lecturas. / d. a.

La tanda de Ejercicios Espirituales de régimen abierto ofrecida en el programa para el Clero del presente curso pastoral 2017-2018 de la diócesis de Almería, se ha celebrado durante los días 12 al 16 de marzo de 2018 en la Capilla de la Asunción de la Catedral de la Encarnación con la participación, además, del Obispo diocesano Adolfo González Montes, de una veintena de sacerdotes.

El director de esta tanda singular ha sido el sacerdote valenciano Santiago Bohigues Fernández, doctor en Teología Espiritual y Licenciado en Teología Histórica, que en la actualidad trabaja pastoralmente en su diócesis como Director del Secretariado de Espiritualidad al tiempo que Director del Apostolado de la Oración y Profesor del Instituto diocesano de Ciencias Religiosas.

Durante los años 2011-2017 fue director del Secretariado de la Comisión episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. Son numerosas sus publicaciones en torno a la espiritualidad del clero diocesano y desde hace años colabora con las diócesis españolas en la dirección de numerosas tandas de Ejercicios Espirituales.

El director a lo largo de los días programados ha ido presentando en hondas meditaciones los núcleos fundamentales de los Ejercicios desde el Principio y Fundamento ignaciano hasta la Resurrección de Nuestro Señor aplicando las verdades y el itinerario espiritual a las situaciones concretas de los presbíteros diocesanos seculares.

Las meditaciones se han ido complementando con pláticas sobre las virtudes cristianas aplicadas a las singularidades propias de los presbíteros tales como la representación de Cristo en medio de la comunidad cristiana, la caridad pastoral y la imprescindible comunión con el Obispo y presbiterio diocesano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios