Batalla administrativa

El sector cárnico tropieza con Bruselas

  • La ganadería en extensivo reclama un sitio en los ecoesquemas de la PAC y el aumento de los Pagos Básicos a pastos. La Peste Porcina Africana avanza por Alemania. La industria pierde en Bruselas la batalla por el uso de la denominación propia

Manipulado de piezas de carne para su envasado. Manipulado de piezas de carne para su envasado.

Manipulado de piezas de carne para su envasado.

El sector cárnico, desde la ganadería a la industria, sigue luchando para impulsar una actividad de gran peso en la estructura agroalimentaria andaluza y española, pese a los impedimentos con que se encuentran en las   instancias comunitarias, como el reconocimiento del papel de la dehesa en los nuevos ecoesquemas de la PAC o el uso de términos propios para denominar a productos vegetarianos o veganos y todo ello ante la amenaza de la Peste Porcina Africana (PPA), que se posiciona cada vez más cerca de nuestras fronteras.

El “V Barómetro de la industria cárnica española” relativo al primer semestre de 2020 que han  elaborado la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) y Cajamar destaca que el porcentaje de empresas exportadoras de la industria cárnica no ha sufrido un descenso en el primer semestre del año, aunque se espera una ligera reducción para final de año, manteniéndose aún por encima del 70%.Estos positivos datos conviven con la delicada situación que padece la dehesa, hábitat único en Europa y del que procede la selecta producción del ibérico.

La Fundación Savia, Fedehesa y la Cátedra de Ganadería Ecológica-Ecovalia de la Universidad de Córdoba han elaborado un Informe en el que denuncian la discriminación que la PAC hace de la ganadería extensiva y destacan la función socio-medioambiental de la dehesa.

Concretan que “la PAC, nos ha llevado a que un ganadero de extensivo reciba como Ayuda a la Renta (Pago Básico) una cantidad media anual de 77 euros por hectárea, mientras que un agricultor recibe de media 190 euros por hectárea y año, 113 euros más por hectárea”.

Advierte el informe que “este injusto reparto ha dado lugar a una pérdida patrimonial  y quiebra, con el cierre de centenares de miles de explotaciones ganaderas familiares y el lógico abandono de los terrenos de pastos. Hecho que se puede comprobar en el último trienio oficialmente contabilizado (2013-2016), en el que la única superficie agraria de España que ha descendido han sido los Pastos Permanentes, en un peligroso 4,3%”.

Por ello, piden que se haga  una nueva comarcalización “en las que los pastos no pueden quedar representados de la forma injusta en la que se encuentran actualmente, tanto en el número de comarcas, 41 para las tierras cultivables y 9 para los pastos, como en el valor medio de los Derechos de Pago Básico (DPB), con diferencias tan abismales, como ocurre entre lo que cobra la región clasificada “tierras de cultivo” con 1.430,55 euros por hectárea, y lo que cobra la región  “pastos permanentes”, que recibe 60,39 euros por hectárea”.

Los productores de extensivo reclaman en Bruselas que se dedique una región específica para la dehesa de quercus, con una Ayuda Básica, actual DPB, “que reconozca el esfuerzo físico y económico de sus buenas prácticas, genuinas y diferenciadas, que se tienen que realizar anualmente para garantizar su conservación medioambiental y su sostenibilidad socioeconómica”. 

Consideran que esta Ayuda Básica debe descansar, por el bien de la dehesa, sobre las hectáreas de terreno a conservar, y no sobre las cabezas de ganado existentes en la misma, cuyo número debe estar supeditado a las buenas prácticas de manejo empleadas y su importe total, debe estar entre los 225 y los 250 euros por hectárea “para evitar que desaparezca este ecosistema”.

Ayudas

Por su parte, el Consejo de Ministros ha aprobado la distribución de 1,46 millones de euros en ayudas excepcionales para el sector del porcino ibérico, de acuerdo con la decisión adoptada el pasado 13 de octubre por la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural

Los que no tienen buenas noticias de Bruselas son los miembros de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice), pues no se va a extender a Europa las denominaciones de venta propias de los productos cárnicos específicamente para productos que contengan carne, y no para los vegetarianos o veganos. 

Anice entiende que estos términos pueden inducir a error a los consumidores sobre la verdadera naturaleza y composición de los alimentos, puesto que son productos, que, por su tecnología de producción, ingredientes y cualidades nutricionales, poseen unas características nutritivas muy diferentes a los productos de origen cárnico. 

Decálogo

Por su lado, la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) ha celebrado en Jabugo  el Encuentro Nacional del Ibérico, donde ha presentado el Decálogo de Valor que recoge los principales trabajos que realiza la Interprofesional para reforzar el sector Ibérico y sus producciones, con la calidad, trazabilidad, transparencia e internacionalización como pilares sobre los que construir y consolidar su futuro.

El presidente de Asici, Antonio Prieto ha destacado los proyectos en los que trabaja la Interprofesional, desde la elaboración de un Plan Estratégico que recoja las diferentes realidades presentes en el sector y permita afrontar el futuro con garantías, hasta el refuerzo de Ítaca como sistema de trazabilidad garante de la calidad de las producciones de Ibérico y fuente de información rigurosa para el sector, pasando por otros proyectos generadores de valor como el Estudio de las Propiedades Nutricionales de los Productos Ibéricos, el Compromiso Bienestar Animal o el Estudio de Mercado que permita  conocer y diagnosticar el mercado de los productos Ibéricos para definir acciones para aumentar las ventas. 

CorSevilla da un paso más

CorSevilla ha obtenido recientemente el certificado del CAAE que le permitirá comercializar los corderos ecológicos de sus socios. Los animales van desde las explotaciones ganaderas ecológicas certificadas a este centro de tipificación sin perder las garantías de trazabilidad exigidas por la normativa.

La comercialización hasta ahora era imposible en las instalaciones, ya que no estaban certificadas.

Las nuevas instalaciones son una apuesta de futuro para la comercialización de los corderos ecológicos, facilitan la logística y la tipificación de este ganado.

La mayor parte de las explotaciones de los socios de esta cooperativa se encuentran en zona de dehesa, por lo que se practica el manejo en extensivo. Este elemento diferenciador y de alto valor ha hecho que CorSevilla apueste por la ganadería ecológica para ayudar a sus ganaderos a acceder a nuevos mercados que valoren estos productos.

Ya en el año 2008 CorSevilla consiguió la certificación para la fabricación de piensos ecológicos, siendo la única fábrica que mantiene en Andalucía su certificación desde entonces.

En el año 2015 amplió su certificación para la comercialización de forrajes y semillas ecológicas. Por último, el año pasado CorSevilla, en una nueva apuesta por el ovino ecológico, construyó modernas instalaciones para la tipificación de estos animales.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios