AGR Almeria

Análisis de las necesidades formativas en cooperativas agroalimentarias

  • Cajamar publica la monografía titulada ‘La apuesta por el talento en las cooperativas agroalimentarias. La formación como palanca para el crecimiento’

David Uclés, director del Servicio de Estudios de Cajamar y coordinador de la Escuela de Consejeros, durante una actividad formativa. David Uclés, director del Servicio de Estudios de Cajamar y coordinador de la Escuela de Consejeros, durante una actividad formativa.

David Uclés, director del Servicio de Estudios de Cajamar y coordinador de la Escuela de Consejeros, durante una actividad formativa.

En la actual sociedad del conocimiento, un elemento de gran importancia para que las empresas obtengan ventajas competitivas sostenibles es que formen a sus recursos humanos. En el caso de las cooperativas agroalimentarias, la formación cobra aún mayor relevancia por tratarse de organizaciones participativas en cuya administración y dirección tienen un elevado protagonismo todos sus miembros. De aquí el consenso existente, tanto en el ámbito académico, como en el de la Administración y en el empresarial, acerca de la necesidad de proporcionar formación a los recursos humanos de las cooperativas. En este contexto se planteó este trabajo, con la finalidad de identificar las necesidades formativas de los gerentes y mandos intermedios de las cooperativas agroalimentarias españolas, de los miembros de sus consejos rectores y del resto de sus socios. Así comienza el resumen de ‘La apuesta por el talento en las cooperativas agroalimentarias. La formación como palanca para el crecimiento’, la última monografía publicada por Cajamar el pasado mes de junio.

El volumen señala que se revisaron los escasos estudios realizados hasta el momento sobre esta cuestión y se llevó a cabo una investigación estructurada en dos fases. En la primera, se efectuaron una serie de entrevistas con expertos del sector dirigidas a conocer los temas más relevantes en los que interesa formar a los colectivos mencionados y el diseño que han de tener las acciones formativas para que resulten eficaces.

A partir de las conclusiones obtenidas en esta fase, se elaboró un cuestionario que permitió conseguir información sobre los aspectos mencionados de 171 cooperativas agroalimentarias. Los resultados de esta encuesta se describen en este libro de 132 páginas, firmado por Narciso Arcas, Erasmo Isidro López, Jorge Luis Sánchez, Raquel Sanz, María Isabel Barba y María del Carmen Martínez.

Desde Cajamar señalan que confían en que este trabajo ayude a los responsables de administrar las cooperativas agroalimentarias a conocer las necesidades de formación de sus recursos humanos, a priorizarlas, a diseñar acciones formativas que les permitan satisfacerlas y a implantarlas de la forma más adecuada.

Hay un tema sobre el que coincide la mayoría para mejorar su formación: técnicas de cultivo y procesos agrarios

Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, señala en la introducción de la obra que en 2010 la Fundación Cajamar presentó su Escuela de Consejeros, poniendo el acento en la velocidad a la que se producen los cambios, por lo que se requiere una mentalidad adecuada y herramientas y capacidades para afrontarlo.

“Desde Cajamar hemos tenido siempre muy claro que una de nuestras misiones es trasladar al sector agroalimentario todo el conocimiento que seamos capaces de producir (a través de nuestras estaciones experimentales), o agrupar (a través de nuestras cátedras, nuestras publicaciones y nuestras jornadas divulgativas). Con una experiencia directa en la formación de consejos rectores de las cooperativas agroalimentarias de casi 20 años y con el firme propósito de seguir avanzando en este terreno y en el resto de los ámbitos de las cooperativas, le propusimos a la Cátedra Cajamar de Cooperativismo Agroalimentario de la Universidad Politécnica de Cartagena la elaboración de este trabajo. Perseguíamos una doble finalidad, conocer las temáticas en las que las cooperativas agroalimentarias españolas tienen mayores necesidades y, por otro lado, evaluar la mejor forma de satisfacerlas”, señala García Torrente.

Y concluye diciendo que en este trabajo “se encuentran respuestas que serán de utilidad para las propias cooperativas, para sus organizaciones, para las Administraciones con responsabilidades en este ámbito y, por supuesto, para la propia Cajamar que con la innovadora AgroFood School pretende seguir ayudando a nuestras cooperativas agroalimentarias, a sus socios, a sus consejos rectores y a sus trabajadores a afrontar el reto que para su competitividad suponen esta sociedad del conocimiento y los vertiginosos cambios que la tecnología está propiciando”.

Entre las conclusiones de la monografía destacan que las cooperativas agroalimentarias opinan que es necesario mejorar su formación, a tenor de las respuestas de las encuestas realizadas a los gerentes y mandos intermedios. Desde las cooperativas agroalimentarias consideran que las cooperativas agroalimentarias consideran que las acciones formativas dirigidas a los miembros del Consejo Rector deberían ser presenciales, adaptadas a la cooperativa y al socio. Además, hay un tema sobre el que la mayoría coincide para mejorar la formación: sobre técnicas de cultivo y procesos agrarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios