AGR Almeria

H3, la certificación que garantiza el uso responsable de los recursos hídricos en agricultura

  • Wise Irrisystem aporta la tecnología, Proyecta Ingenio realiza el proceso de inscripción y registro en el sistema H3 y Agrocolor certifica los resultados

José Romera (agricultor de Vicasol) que es primer agricultor que cuente con el primer certificado de riego eficiente H3+. José Romera (agricultor de Vicasol) que es primer agricultor que cuente con el primer certificado de riego eficiente H3+.

José Romera (agricultor de Vicasol) que es primer agricultor que cuente con el primer certificado de riego eficiente H3+.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año y su principal objetivo, es crear conciencia sobre la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra. Algo que en la agricultura española y más concretamente en la horticultura bajo invernadero de Almería cada día de cada mes y campaña tras campaña ha ido calando esa conciencia del ahorro y de la máxima eficiencia en el riego.

Prueba de ello es que, desde el pasado 2020 los agricultores tienen a su disposición la certificación de “sostenibilidad hídrica y riego eficiente H3” mediante la cual le están trasladando a los consumidores que el producto que están consumiendo se ha obtenido cumpliendo todos los requisitos necesarios para la ejecución de un riego eficiente y sostenible. Por tanto, los consumidores ya pueden conocer y exigir la máxima eficiencia hídrica de los alimentos que consumen.

El sello H3 cuenta con una metodología que está respaldada por un trabajo de 3 años de investigación, que directamente aporta la eficiencia del riego. Se trata de un procedimiento de cálculo objetivo, auditable y comparable, que cuantifica el uso directo e indirecto de agua dulce para la producción de un kilogramo de producto, es decir la huella hídrica. Mediante este proceso se puede comparar la eficiencia hídrica de distintos agricultores del mismo producto.

La certificación H3 aporta al agricultor un valor añadido más a sus cultivos y por ende a sus productos, como es el de la eficiencia hídrica certificada, aplicando así un uso sostenible del agua mucho antes de que sea (y será muy pronto) un requisito exigido en la política agraria de la Unión Europea.

Todo esto en un contexto en el que existe un problema con los recursos hídricos del planeta, ya que el volumen de agua en la Tierra es relativamente fijo. Sin embargo, la población sigue creciendo, consume más y se precisará más agua para suministrar la demanda de alimentos, productos o servicios. Las posibles soluciones existentes en la actualidad como trasvases, desalinización y depuración son pasos complementarios y necesarios, al igual que lo es la aplicación de soluciones tecnológicas más sostenibles desde el punto de vista medioambiental y económico, como la optimización de los sistemas de riego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios