AGR Almeria

Marruecos reconoce que el virus Nueva Delhi se ha propagado por sus cultivos

  • La Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las Plantas ha observado graves síntomas cerca de Agadir y Tarudant

Un agricultor protege su cultivo de calabacín de la mosca blanca como medida preventiva. Un agricultor protege su cultivo de calabacín de la mosca blanca como medida preventiva.

Un agricultor protege su cultivo de calabacín de la mosca blanca como medida preventiva. / diario de almería

En los últimos años, el virus de Nueva Delhi (ToLCNDV) ha causado estragos a los productores en Italia, España, Túnez y varios países asiáticos. En Sicilia devastó las campañas de calabacín, en Almería retrasó gravemente las cosechas y se observaron infecciones graves en los tomates de los túneles de plástico en el sur de Túnez.

La Organización Europea y Mediterránea para la Protección de las plantas confirma que se observaron síntomas similares a los causados por el virus amarillo del tomate (Begomovirus) en cultivos de calabacín (Cucurbita pepo) cerca de Agadir y Tarudant en Marruecos en 2017. "La incidencia de la enfermedad fue significativa, con graves síntomas del virus como curvaturas y rugosidad en la piel del fruto. Las plantas infectadas tenían menos frutos y más pequeñas en comparación con las sanas, y en la mayoría de los casos se observaron brechas en los frutos", según el informe de la Sociedad Británica de Patología Vegetal, tal y como recoge www.freshplaza.es.

Arco mediterráneoEn muchos países mediterráneos, el clima es favorable a la propagación del virus

Se recogieron muestras de las hojas de plantas de calabacín enfermas (9 tomadas cerca de Agadir y 6 cerca de Tarudant) y se analizaron mediante pruebas moleculares (pruebas de PCR con cebadores genéricos y específicos). Los resultados confirmaron la presencia de ToLCNDV en las 9 muestras de Agadir y en 4 de las 6 muestras de Tarudant. Esta es la primera vez que se informa sobre ToLCNDV desde Marruecos.

En muchos países mediterráneos, incluido Marruecos, las condiciones climáticas son favorables para los cultivos de cucurbitáceas. En Marruecos, la superficie sembrada de cultivos de hortalizas, que incluía cultivos de cucurbitáceas, aumentó a 260.000 hectáreas en 2011, con una producción anual de 7 millones de toneladas de las cuales 750.000 fueron para exportación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios