AGR Almeria

"Ha sido un buen año, después de muchos malos"

  • José Aparicio es un productor de almendra en Fiñana, al que este año le ha sonreído la suerte con una recolecta de buen volumen y calidad

José Aparicio durante la recolecta de almendra en su finca hace unos días. José Aparicio durante la recolecta de almendra en su finca hace unos días.

José Aparicio durante la recolecta de almendra en su finca hace unos días. / f. maturana

A la campaña de recolecta de la almendra ya solo le quedan los resquicios y en puntos muy localizados de la provincia, todos ellos en La Alpujarra, la zona más fría. A estas alturas ya está toda prácticamente recolectada y, por suerte, y después de muchas campañas, ha habido sitios en los que ha sido casi de récord.

Esta suerte se ha dado en el término municipal de Fiñana, donde a muchos productores les ha sonreído la suerte. "La cosecha este año es muy buena, pero dependiendo de las zonas. Por ejemplo, en Gérgal y la Huertezuela (provincia ya de Granada), el temporal de septiembre ha dado al traste con buena parte de la cosecha. Sin embargo, aquí, en el término municipal de Fiñana ha ido estupendamente. Hemos tenido suerte. De hecho, no recuerdo una cosecha como esta en los últimos 20 años", explica José Aparicio, vecino de este municipio y quien ya ha recogido los primeros almendros de sus más de 2 hectáreas destinadas a este cultivo, en su caso, en regadío. Lo cual se nota, "claro que se nota. Este año no ha hecho falta tanta agua, pero siempre es mejor el rendimiento".

Aparicio, poco antes de la recogida, dio un último riego a unos almendros que ya suman 28 años de edad, y que permitió que la cáscara abriera. La mayor parte de ellos son de una variedad común, denominada 'de ramo', que fueron las primeras en recogerse. También cuenta con Marcona, la joya de la despensa almendrera almeriense, muy cotizada en los mercados por su sabor y especialmente empleada en la respostería. Y para consumo personal también tiene algunos almendros de la variedad 'Mollar de Tarragona', de floración más tardía y cuya recolecta fue la última. Bastante grande, ancha, de color marrón más o menos oscuro y ligeramente rugosa. De cáscara muy blanda, se parte con los dientes; y de un sabor muy dulce.

Aparicio cosecha con los suyos, especialmente con su mujer, Carmen García. Durante la recogida, se levantaban muy temprano porque a media mañana el calor arrecia y solo se disponen de unas pocas horas para "pegarle un tirón" a la finca. Fardo en mano, fueron vareando árbol tras árbol como toda la vida, depositando el contenido caído en un tractor con remolque en propiedad. Al igual que la máquina para pelar la almendra.

Este año los precios han subido, aunque no son los mejores, producto del aumento de oferta almendrera esta campaña. En términos medios y bajo las cotizaciones de las lonjas, la almendra común se viene pagando a 4,40 euros el kilo y a 4,8 la Guara.

En la almendra, hace falta dejar de terminar la maduración y que esté en su punto óptimo para que las cooperativas o comercializadoras saquen un buen rendimiento de las cosechas de sus clientes. Este se mide con una pequeña muestra, que suele ser de unas 50 unidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios