AGR Almeria

La tardanza del Gobierno facilita la propagación de la alga invasora

  • El sector pesquero pide a la Junta que insiste al Ministerio a tomar medidas y toque también la puerta de Europa

En noviembre del pasado año fue cuando en Almería se alertó de la posible llegada de la alga asiática invasora (Rugulopterix okamurae) a su costa, a la Bahía de Almería donde causó daños a embarcaciones, si bien, mucho antes ya se hablaba de su presencia en otras provincias andaluzas como Cádiz y Málaga. En el litoral almeriense, el primero en dar cuenta fue el barco de arrastre Nuevo Anamar, que vio destrozado su arte de pesca echando a perder toda su jornada cuyo resultado fue la captura de kilos de algas. Según apuntaban desde el sector pesquero eran detectadas en fondos de unos 60 metros de profundidad.

La Junta de Andalucía en Almería comenzaba a elaborar entonces un informe tras ser detectada la masa de algas en la costa almeriense. Ya que, además, lo importante era conocer si estaba fijada al fondo marino o simplemente se trata de un arribazón. Desde entonces poco se ha avanzado, a quien le toca mover ficha es al Gobierno central, y mientras los trámites burocráticos para tomar medidas llevan su paso lento, el alga sigue extendiéndose por el mar llegando ya a Cabo de Gata.

La alga ya alcanza la costa de Cabo de Gata afectando a la pesca artesanal y de arrastre

Este lunes, la Dirección General de Pesca de la Junta de Andalucía, responsables de la Junta de Medio Ambiente y Cambio climático, Agencia Amaya, y el sector pesquero de Andalucía -representado por las federaciones de armadores y cofradías FAAPE y FACOPE- mantuvieron un encuentro para tratar el grave problema que está ocasionando esta especie de alga, ver el estado actual de los estudios, declaraciones, estrategias, ayudas..., pero mientras el Ministerio de Medio Ambiente. “El principal problema es la tardanza de la Administración central en declarar el alga como invasora y poder tomar las medidas oportunas”, señala José María Gallart, presidente de la Federación Andaluza de de Asociaciones Pesqueras (FAAPE). Tal y como informa Gallart, el Ministerio está trabajando en un expediente que no sólo abarca esta especie, sino otras también que afectan a diferentes ámbitos fuera de la pesca, y esto está retrasando la declaración, imposibilitando la toma de medidas tanto para zanjar la propagación como de prevención de cara a la marina mercante, que introdujo el alga, y en perjuicio del sector pesquero. “Nos consta que la Junta de Andalucía, dentro de sus competencias, ha realizado diversos trabajos con equipos de investigación y empresas especializadas. Queremos que la Junta traslade todo esto al Ministerio, porque el problema nos está acarreando grandes perjuicios tanto a la flota artesanal como la de arrastre y la solución se está dilatando mucho”. El responsable de la FAAPE considera que es un problema que se debería haber abordado desde que se tuvo conocimiento y aún persiste y cada vez peor.

Por otro lado, el sector pesquero pedía a la Junta abrir la puerta del Parlamento Europeo, ya que según Gallart, en este sentido la Comisión Europea tiene mucho que decir. “A través del Consejo Consultivo del MEDAC estamos trabajando en una resolución, pero creemos que el Gobierno andaluz puede presionar para que atiendan este problema que no afecta sólo al sector pesquero, sino también al medio ambiente, al turismo, etc.”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios