La vendimia en la provincia

Tiempo de vendimia en Almería, con más producción y calidad

  • En muchas zonas de la provincia ya han acabado de coger la cosecha y otras se encuentran en plena campaña pero la mayoría ya ha empezado a transformar las primeras uvas para elaborar vinos blancos y tintos, los denominados 'Vinos de la Tierra'

La vendimia en los viñedos de Cepa Bosquet, en Laujar de Andarax La vendimia en los viñedos de Cepa Bosquet, en Laujar de Andarax

La vendimia en los viñedos de Cepa Bosquet, en Laujar de Andarax

Amediados de agosto, este año unos diez o doce días más temprano que en los anteriores, empezó la vendimia 2020 en la provincia de Almería. En algunas zonas como Laujar, Alcolea y Fondón incluso ya ha acabado, mientras en otras lo están haciendo estos días. Se estima que la producción sea mayor en términos generales teniendo en cuenta las lluvias de la primavera, sobre todo en el mes de abril, que han favorecido que las plantas hayan conservado la humedad durante el caluroso verano, lo que además también redunda en una mayor calidad del producto. Esto sumado a que no ha habido que lamentar temporales de granizo ni heladas. Los bodegueros afirman que este año “la cosecha es buena o muy buena en Almería”, en una campaña que está marcada por la pandemia del coronavirus, como la mayoría de los sectores, y que ha tenido que adaptarse a todos los protocolos de seguridad exigidos por las autoridades sanitarias.

Un trabajador coge con mimo los racimos de uva de la finca de Cepa Bosquet, en Laujar Un trabajador coge con mimo los racimos de uva de la finca de Cepa Bosquet, en Laujar

Un trabajador coge con mimo los racimos de uva de la finca de Cepa Bosquet, en Laujar

Cepa Bosquet es una de las bodegas almerienses que ya ha dado por concluida la vendimia después de 25 intensos días de trabajo. En estos momentos se encuentran ya en pleno proceso de producción de vinos, blancos y tintos. Y este año con la celebración de haber cogido la primera cosecha de una variedad de uva blanca (Vijiriego) que se plantó hace pocos años en una extensión de 1,5 hectáreas; autóctona de la zona pero que se perdió debido a la plaga de la filoxera. La familia Bosquet ha logrado recuperarla con una producción certificada ecológica.

330.000 botellas al año de Cepa Bosquet

La enóloga y una de las propietarias de la empresa, Virginia Bosquet, cifra en 240.000 kilos la cosecha de este año en sus 50 hectáreas de viñedos (a una altitud de entre 980 y 1.200 metros), lo que dará finalmente unas 300.000 botellas al año, según sus cálculos. Su mercado está principalmente en la provincia y también en Granada, lo que como ella mismo asegura “es una satisfacción que todos nuestros vinos sean demandados en nuestra tierra”.

Cepa Bosquet es una bodega familiar cuya premisa es llevar el control de todo el proceso desde la planta hasta el embotellado. Toda la uva que usan para sus vinos procede de su propia cosecha, lo que le da un valor añadido de incalculable valor. Virginia explica que “Cepa Bosquet busca crear un vino con más color, más aromas y más sabor, y esto únicamente se consigue restringiendo los racimos de uva por planta”. Como ejemplo, indica que en sus fincas cada planta da una producción aproximada de entre un kilo o un kilo y medio de uvas, no más, porque se hace un clareo cuando llega su tiempo para que el producto esté más concentrado. “Ese es el secreto de nuestros vinos, la materia prima, controlada desde el principio hasta el final”, remarca la enóloga.

Del campo a la bodega para transformar la uva en vinos de calidad Del campo a la bodega para transformar la uva en vinos de calidad

Del campo a la bodega para transformar la uva en vinos de calidad

Desde Asaja-Almería recuerdan que el sector vitivinícola también se ha visto afectado este año por la pandemia y el cierre de la hostelería, que aunque se ha activado algo en los últimos meses de verano con la llegada del turismo, todavía no han recuperado los anteriores niveles de venta y consumo. La situación, tal y como han confirmado los bodegueros, con la reducción de aforos y la supresión de evento, está siendo complicada. El consumo en el hogar no puede situarse al mismo nivel. En este sentido, Asaja advierte de la importancia que de que desde las diferentes administraciones se tome conciencia de la situación y se pongan en marcha cuanto antes las ayudas para los sectores afectados por esta crisis de la COVID-19, y entre ellos al sector del vino.

El viñedo es un sector tradicional, muy ligado al medio rural, con un fuerte carácter familiar en nuestra provincia, especialmente en la zona de Laujar y Fondón, donde se sitúa la mayor extensión de viñedos de Almería. Por ello, desde Asaja indican que llevan años no sólo defendiendo los intereses de los productores, sino fomentando el conocimiento y la cultura que gira alrededor del vino, un producto tradicional y que en la provincia se produce en diferentes zonas, consiguiendo tener 5 IGPs ‘Vinos de la Tierra’.

Del consumo local a la exportación

Hasta no hace muchos años en Almería se elaboraba vino casi exclusivamente para el consumo local o casi familiar. Sin embargo, desde hace relativamente poco el sector ha experimentado un cambio importante. Tanto, que se ha pasado a disfrutar de una gama estupenda de caldos, que están conquistando premios y mercados sin freno. La provincia presume de una amplia selección de vinos que ha empezado a apostar por convertirse en uno de los productos punteros de esta tierra. La producción es aún baja, en comparación con otras zonas de Andalucía, aunque cada año aumenta tanto la cantidad como la calidad, lo que propicia una exportación cada vez mayor y a mejores precios. Así lo han explicado a este periódico tanto productores como bodegueros.

Trabajadores de Cepa Bosquet que han protagonizado la vendimia 2020, marcada por la pandemia y entre estrictas medidas de seguridad Trabajadores de Cepa Bosquet que han protagonizado la vendimia 2020, marcada por la pandemia y entre estrictas medidas de seguridad

Trabajadores de Cepa Bosquet que han protagonizado la vendimia 2020, marcada por la pandemia y entre estrictas medidas de seguridad

Todo empezó precisamente en la zona de la Alpujarra, en localidades como Laujar, Ohanes y Fondón, una comarca que comenzó a despuntar y desde donde el sector se ha ido extendiendo por el resto de la provincia. Pero hoy en día se puede decir que ya hay viñedos en toda la geografía almeriense con muy distintas variedades como son Pinot Noir, Sirak, Tempranillo, Cabernet, Chardonay, Sauvignon blanc, Macabeo, Jaén Blanca o Vermentino y Vijiriego que están en recuperación tras años desaparecidas por las plagas de la filoxera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios