Almería

Cruz Roja pone rostro a las mujeres del mundo que sufren violencia de género por el 25-N

  • El Centro de Migraciones de Cruz Roja Almería elabora un programa de actividades para personas usuarias, voluntariado y equipo técnico para formar y sensibilizar en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Cruz Roja conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres con un programa de actividades dirigido a la sociedad, al equipo de voluntariado y al personal técnico que trabajan en el programa de acogida e integración de personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional. "Pretendemos dar a conocer la situación de violencia que sufren las mujeres en el mundo y visibilizar la solicitud de asilo en España por esos motivos", según informa la responsable del Centro de Migraciones de Cruz Roja Española en Almería, Fuensanta Pérez.

Las usuarias del programa de acogida e integración de solicitantes y beneficiarios de protección internacional dan la cara y protagonizan la campaña de difusión "Decidimos, hasta aquí"

La campaña se centra en las personas que huyen de sus países como única alternativa para salvar sus vidas. Mujeres de diversas nacionalidades que ahora dan la cara y a las que les ponemos nombres como Leticia, Fatoumata, Carmen, Fatiha, Yulia y Edwige. Ellas son las protagonistas de esta campaña que quiere dar voz a las personas y hacer valer sus derechos, reclamándolos ante todo el mundo y pidiendo protección internacional en nuestro país. Por eso el eslogan que se ha elegido para difundir esta situación es "Yo decido, hasta aquí".

"Esta historia de violencia hacia las mujeres se repite en muchos países. Arriesgan sus vidas, y las pierden, en el tránsito hasta nuestro país, en rutas cada vez más crueles e inseguras, en las que la vulneración de sus derechos es continua y más dura si cabe que en sus países de origen", se lamenta Fuensanta Pérez.

Mutilación, represión, crímenes de honor…

Las solicitudes de protección internacional por motivos de género se producen por muchos motivos. Generalmente la piden mujeres que temen sufrir mutilación genital femenina. Según la Organización Mundial de la Salud, a 31 de enero de 2018 más de 200 millones de mujeres y niñas han sufrido la ablación en al menos 30 países de África Occidental, Oriental y Noroccidental, Oriente Medio y Asia.

Hay mujeres perseguidas por negarse a acatar normas o costumbres sociales represivas y mujeres que sufren una grave discriminación por el mero hecho de ser mujeres. No son raros tampoco los casos de mujeres que temen ser víctimas de crímenes de honor, ni los relacionados con la dote. También hay personas pertenecientes al colectivo LGBTQIA que por su orientación sexual o identidad de género están expuestas a ataques, hostigamiento y dolorosa e injusta discriminación.

Víctimas de trata 

Tampoco hay que olvidar a las personas víctimas de trata de seres humanos, en su mayoría mujeres y niñas objeto de matrimonios forzosos (750 millones de mujeres obligadas a casarse siendo niñas) y las que son captadas para fines de explotación sexual. Según el Informe Mundial sobre trata de personas de la Oficia de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la trata de personas para fines sexuales afecta a mujeres de 152 nacionalidades diferentes, principalmente en África y Oriente Medio. Especial atención Europa, con 140.000 víctimas, lo que representa el 84 % del total de víctimas de trata a nivel mundial, en su mayoría de Europa Occidental y Central. El 97 % de las víctimas son mujeres, frente al 3 % de hombres. De cada tres menores, dos son niñas. La protección internacional también ampara a mujeres víctimas de violencia sexualejercida en el marco de conflictos armados, como la esclavitud sexual y la prostitución forzada, la esterilización y los embarazos forzosos.

Reconocimiento de refugiados 

Para que una persona sea reconocida como refugiada tiene que haber sufrido un temor fundado y probarlo. En el Estado español, el órgano competente para instruir las solicitudes de asilo es la Oficina de Asilo y Refugio (OAR, adscrita al Ministerio del Interior). Deben existir circunstancias en su entorno que justifiquen la huida. A diferencia de lo que ocurre con las otras causas de persecución —la raza, la religión, la nacionalidad, el grupo social y las opiniones políticas—, la Ley de Asilo expresa que el género y la orientación sexual no pueden dar origen a una persecución por sí solos, sino que dependerá de las circunstancias imperantes en el país de origen.

Según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), las organizaciones de derechos humanos y los colectivos sociales de muchas regiones expresan además la dificultad para recoger información fidedigna sobre unas violaciones de derechos humanos que todavía no son consideradas en plenitud, son invisibilizadas por las estructuras estatales y no estatales, y donde la investigación por esclarecer lo ocurrido y enjuiciar a los perpetradores supone asumir el riesgo de persecución.

Si bien existen avances legislativos y sociales en materia de género en la mayoría de los países occidentales, aún queda mucho camino por recorrer y trabajo por realizar para una completa efectividad. Sirva esta campaña para su impulso, sensibilización y concienciación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios