Instituciones Penitenciarias

El Acebuche ya se prepara para que las comunicaciones orales regresen

  • No podrán participar en ellas las personas residentes en provincias aún en la fase 0 y se establecen medidas sanitarias de prevención

La UME desinfectó esta semana las instalaciones de El Acebuche. La UME desinfectó esta semana las instalaciones de El Acebuche.

La UME desinfectó esta semana las instalaciones de El Acebuche. / D.A. (Almería)

La desescalada ha llegado y, poco apoco, las provincias que se encuentran en la fase 1 recuperan una relativa normalidad al amparo de la relajación de las restricciones del estado de alarma. Algo que afecta a particulares, organismos e instituciones por igual, incluidas las prisiones del país. Por ejemplo, en el centro penitenciario El Acebuche ya calientan motores para retomar las comunicaciones orales.

Así lo ha confirmado a este periódico el director de la cárcel de la capital almeriense, Miguel Ángel de la Cruz, quien ha explicado que al ser “las que se efectúan a través de cristales, son las que garantizan un mejor cumplimiento de las normas sanitarias” establecidas para evitar la propagación de la COVID-19. Una pandemia que, por cierto, ha pasado de largo y sin efectos por ElAcebuche.

El director ha señalado que en una primera fase se restablecerán dichas comunicaciones orales, así como que el resto tendrán que aguardar a una “fase posterior aún no prevista”, debido que la propia prisión tiene que ajustarse y adaptarse a lo que establezca el Gobierno en cada fase.

Por supuesto, habrá determinados cambios respecto a la rutina habitual.“Determinados requisitos de carácter sanitario”de cara al visitante, el interno y los propios trabajadores de El Acebuche. “Por ejemplo, habría una menor afluencia de personas, de visitantes. Para ello, en lugar de realizar las comunicaciones los sábados y domingos, como antes de la cuarentena, se llevarán a cabo a lo largo de toda la semana. Además, habrá menos visitantes por cada turno, reduciendo el número de los mismos de cuatro a dos personas por turno. Éstos puedes ser familiares, amigos o profesionales como abogados, etc.”, apunta el director.

Estas limitaciones físicas no son las únicas que ha planteado la dirección del centro penitenciario. Así pues, “se exigirá que todo comunicante vaya con mascarilla. Y se cumplirán todas las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, como el distanciamiento, y la limpieza y desinfección de las instalaciones. De esta forma, se limpiará y desinfectará cada locutorio antes y después de cada turno”, incide De la Cruz.

Se trata de un procedimiento “más complejo” pero que “se automatizará cuando se coja la dinámica”, sostiene el director. No hay un día concreto para la vuelta de las comunicaciones orales pero De la Cruz mantiene que será en “muy breves fechas” porque la intención del equipo directivo es ponerlas en marcha “con la mayor brevedad posible”.

Asimismo, ha señalado que al mismo tiempo se mantendrá el sistema de videollamadas y los “supuestos extraordinarios” para todos aquellos internos que no tengan comunicaciones orales en la cárcel. También recalca que no podrán visitar a los presos aquellas personas que residan en provincias que aún estén en la fase 0. “Si no pueden desplazarse, no tendría sentido que pudieran comunicarse”, apostilla. Por último, ha trasladado que también se está restableciendo el sistema de cita previa para las comunicaciones orales, que se podrá hacer telemáticamente o presencialmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios