Coronavirus Almería "En África, pasada la crisis sanitaria, las consecuencias serán mucho más profundas"

  • Inmaculada del Pino trabaja como Oficial de Programas de Seguridad Alimentaria y Evaluaciones en la Oficina Nacional de la FAO en Angola. Esta almeriense reside desde hace diez años en el continente africano

Inma del Pino Álvarez trabaja para la FAO en Angola Inma del Pino Álvarez trabaja para la FAO en Angola

Inma del Pino Álvarez trabaja para la FAO en Angola / Diario de Almería

En septiembre cumplirá una década de residencia en el continente africano. Inma del Pino llegaba por primera vez a este territorio en 2010, concretamente aterrizaba en Santo Tomé y Príncipe donde vivió ocho años, de allí fue a Etiopía y ahora, desde mayo de 2019, Angola es su hogar y ‘oficina’. Esta almeriense trabaja para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), aunque a kilómetros de distancia de su familia, vive también las consecuencias de la pandemia provocada por el  COVID-19. Desde su confinamiento en el país angoleño cuenta su visión sobre la crisis sanitaria en África y su experiencia.

–¿Qué programa está llevando actualmente para la FAO?

–Actualmente trabajo como Oficial de Programas de Seguridad Alimentaria y Evaluaciones en la Oficina Nacional de la FAO en Angola. Estoy encargada de gestionar la cartera de proyectos de seguridad alimentaria y agricultura familiar, así como de apoyar en las evaluaciones. Trabajo con las instituciones nacionales para las estrategias nacionales en el área de la seguridad alimentaria. Especialmente, con la crisis del COVID-19 en este momento, estamos dando apoyo al Gobierno para garantizar la continuidad de la cadena de abastecimiento de alimentos y no poner en riesgo el acceso a los alimentos de las familias, en particular las más necesitadas. También estamos apoyando al Gobierno local a mejorar sus sistemas de información en el área de agricultura familiar e indicadores de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), en particular el ODS 2 (Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible).

–El estado de alarma en España le pilló en África y ahora usted también está confinada, ¿cuándo se impuso esta medida en Angola? ¿Es obligatoria?

–Aquí a partir del 15 de marzo se cerraron las fronteras, debido a la emergencia sanitaria declarada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y por la amplia propagación que el virus estaba alcanzando en los países europeos, desde donde llegan muchos de los aviones que aterrizaban en el país. Los primeros 2 casos se detectaron en pasajeros angolanos, procedentes de uno de los vuelos de Portugal y en seguida fueron aislados. A partir de ahí, las medidas de distanciamiento social y de protección se fueron reforzando, hasta que el día 28 de marzo el Presidente de la República, João Lorenzo, declaró el Estado de Emergencia, el cual preveía el confinamiento obligatorio de la sociedad y el cese das actividades comerciales no esenciales, permaneciendo apenas, supermercados, alguna venta ambulante principal y farmacias abiertas. La oficina de la FAO cerró sus puertas y todo el personal funcionario, y consultores, nos encontramos en casa realizando nuestras tareas a través de teletrabajo.

"Estamos dando apoyo al Gobierno para garantizar la continuidad de la cadena de abastecimiento de alimentos"

–Cómo está viviendo esta situación, por un lado, alejada de tus familiares y, por otro, en una zona donde supongo que las necesidades básicas para algunos no se estarán cubriendo

–La Embajada de España en Angola ha estado en continuo contacto con los expatriados y se han facilitado vuelos de repatriación para aquellas personas que hayan preferido volver a casa. Para mí en este momento creo que es más esencial mi presencia aquí, que correr el riesgo de viajar y llegar a hasta Almería, a estar confinada, sin poder hacer nada y, alejada, igualmente, de mi familia, a la que no podría ver. Hablo todos los días con mis padres y hermanos y eso nos está ayudando a llevar estos momentos tan difíciles para nuestro país. Yo estoy allí con mi espíritu, pero en África las consecuencias, una vez pasada la crisis sanitaria, serán mucho más profundas que en España y yo un día tomé la decisión de hacer este tipo de trabajo, con lo cual me compensa. En este momento, la falta de alimentos y bienes de primera necesidad no se está notando, pero sabemos en llegado el momento, aquí las consecuencias para la población serán muy graves.

–Se habla poco del continente africano en esta crisis que está sacudiendo a todos, ¿cuál es su visión de lo que está sucediendo allí? ¿Hay información local de los casos de COVID-19 en los distintos países de África?

–Hay alguna información sobre los casos en África, aquí en Angola hay contabilizados 19 casos positivos (datos de hace casi una semana cuando se realizó la entrevista), de los cuales, se han declarado oficialmente 2 muertes y 5 recuperados. El Gobierno afirma que los contagiados están controlados y son de momento personas que habían viajado a países europeos y volvieron contagiados. Se cree que no ha habido aún contagios locales. El Gobierno trabaja con la OMS en el control de test, y le está ayudando con la importación de material sanitario. El problema es que no hay suficientes tests por lo que realmente no se sabe el alcance real de los contagios. Angola tiene frontera directa con la República Democrática del Congo, con Zambia y Namibia y se están constatando muchas tensiones en las áreas de frontera, sobre todo, en la frontera de DRC de donde las personas intentan huir, porque creen que Angola es más seguro. Por otro lado, se empiezan a constatar tensiones también en las calles, donde el Gobierno ha decidido solicitar el apoyo del ejército para evitar que las personas se salten el confinamiento. El día 8 fue decretada una extensión del Estado de Emergencia por más 15 días.

"Mi trabajo está aquí y a pesar de lo difícil que es estar lejos de la familia, mi presencia allí les pondría en riesgo”

–Usted tiene acceso a internet y pertenece a una organización internacional, por lo tanto maneja más información, pero a la población en general, qué consejos se le dan frente al coronavirus, ¿cómo se está abordando la situación?

–Las agencias de naciones unidas (OMS, FAO, PNUD y UNICEF) estamos trabajando en la preparación y distribución de material de información sobre prácticas de higiene y cuidados. Se están distribuyendo panfletos y se están preparando spots radiofónicos y televisivos. El Gobierno de Angola, en colaboración con la empresa mayoritaria de telecomunicaciones en el país, envía mensajes informando sobre el virus y sobre los cuidados necesarios a tomar en cuenta. Con todo, es difícil que la información llegue a áreas remotas y se teme que en cierto momento los contagios puedan alcanzar a las poblaciones rurales, más vulnerables y de difícil acceso a servicios de salud.

–¿No ha pensado volver al menos durante esta situación?

–De momento, sigo en contacto con la Embajada para conocer los vuelos de repatriación y nunca descarto salir si la situación empeorase demasiado aquí. Con todo, mi trabajo está aquí y a pesar de lo difícil que es estar lejos de la familia en estos momentos, mi presencia allí solo va a entorpecer más, pues podría ponerlos en riesgo, debido a los riesgos de contagio durante el viaje. Por eso, he decidido quedarme y apoyar en lo que pueda al país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios