ahorro energético

Almería ya funciona a 'potencia media'

  • La mayoría de establecimientos funcionan a 27 grados, excepto los bares, que pueden hacerlo a 25

  • Los escaparates irradian menos luz

El establecimiento Capitol de Plaza Vieja cumpliendo escrupulosamente con lo marcado por el nuevo decreto.

El establecimiento Capitol de Plaza Vieja cumpliendo escrupulosamente con lo marcado por el nuevo decreto. / Rafael González (Almería)

Las calles de Almería lucen menos. Y es así porque su iluminación desiste. Se empobrece. Pero es el por el bien de Europa. De la energía que ha puesto en jaque la guerra de Putin y de la corriente inflacionista a la que la población se enfrenta.

Ya son pocos, por no decir ninguno, los letreros luminosos que quedan encendidos en las ciudades y municipios de Almería a partir de las diez de la noche. Lo establece el nuevo decreto de sostenibilidad y ahorro energético. No queda otra porque si no se cumple, multa. Aunque las autoridades no sacarán la libreta durante estos primeros días y solo avisarán.

Si bien es cierto que algunos municipios, como Almería capital, no han apagado de todo. De hecho, hasta nueva orden, dejarán iluminados aquellos edificios catalogados. Y tiene unos cuantos. El Ayuntamiento, por el momento, estará bañado en luz más allá de las diez de la noche. Entienden que es necesario. De lo contrario, estaría apagado. Y pasa lo mismo con San Cristóbal, la antigua estación de Ferrocarril o la Catedral.

Clientes del restaurante Capitol. Clientes del restaurante Capitol.

Clientes del restaurante Capitol. / Rafael González (Almería)

También se quedarán encendidos los edificios cuya luz ornamental formen parte del alumbrado público como el Museo de la Guitarra o el Teatro Apolo. Tampoco se apagará el Mercado Central.

Y también son mayoría los establecimientos que mantienen los termostatos a 27 grados. Es una medida que hay que cumplir en los edificios administrativos pero también en los privados. Se han librado los bares, cafeterías y restaurantes, pues por por desarrollar un oficio de ‘fuerza ligera’ pueden mantener su temperatura en 25 grados.

En su mayoría, los hosteleros se han adaptado sin contratiempos a esta nueva normativa. Aunque, en su momento, estos entendieron que trabajar a 27 grados no era remar a favor de la economía ni de la salud de los trabajadores. Por eso, desde Ashal recurrieron a sus servicios jurídicos. Se basaron en el Real Decreto 486/1997, la Ley de Riesgos Laborales de 1997 en la que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

El nuevo decreto afecta a edificios que tengan usos administrativos (los de la administración pública, oficinas o zonas de uso público), comerciales (incluidas tiendas, grandes almacenes, supermercados o centros comerciales), a la hostelería, a espacios culturales como cines, auditorios o centros de congresos, y a edificios relacionados con el transporte de personas, como estaciones y aeropuertos. Los hogares, de momento, no tienen ninguna obligación. Aunque en el futuro, todo está por verse.

Sectores excluidos

Dentro del nuevo decreto quedan excluidos ciertos sectores, no de ellos es el de la educación. Los centros de formación tales como universidades, colegios o guarderías, no deberán cumplir con la nueva normativa, así como centros sanitarios y hospitales, peluquerías, lavanderías, gimnasios, medios de transporte e incluso las habitaciones de los hoteles, pero sí quedan reguladas las zonas comunes. Tampoco están sujetas las cocinas de los restaurantes.

Multas

Los espacios comerciales, edificios públicos, espacios culturales y hoteles que incumplan el plan de ahorro y eficiencia energética aprobado por el Gobierno afrontarán multas de hasta 60.000 euros por infracciones leves, de hasta seis millones de euros por las graves y de hasta 100 millones de euros por las muy graves.

Más medidas

Asimismo, se obligará a que tanto edificios como locales dispongan antes del 30 de septiembre de cierres automáticos en las puertas de acceso para impedir que se queden abiertas permanentemente, con el consiguiente despilfarro por pérdidas de energía al exterior. Igualmente, deberán incorporarse carteles para explicar estas medidas de ahorro en los establecimientos, así como para informar sobre las temperaturas y niveles de humedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios