Pedro Palacios y Domingo Palacín, organización de la Capital Española de la Gastronomía

"Almería va a poner un gran alfiler rojo en el mapa de la gastronomía"

  • "Esta provincia es mucho más que los escenarios de cine y el parque natural de Cabo de Gata, aquí se come de lujo y es injusto que sea una gran desconocida porque tiene de todo"

Comentarios 1

Mariano Palacín y Pedro Palacios, presidente de la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET) y director de la Capital Española de la Gastronomía respectivamente, conocen mejor que nadie la estrecha relación de la gastronomía y el turismo. Un 15% de los visitantes de nuestro país lo hacen atraídos por la cocina y la estadística va a más. En su reciente estancia en Almería, días después de la designación, desgranaron los beneficios de la marca para un destino y también dieron los primeros consejos para que la ciudad exprima al máximo este escaparate culinario internacional.

- No se puede empezar con mejor que Almería si, como dicen, ya ha sido la mejor candidata de la historia a Capital Española de la Gastronomía. ¿Sobran los motivos?

Pedro Palacios (PP) - Siendo la huerta de Europa, la materia prima de Almería es un argumento irrefutable. Y después es fundamental el destino turístico. Almería tiene infraestructura de hoteles, restaurantes, tradición de tapa y ahí configuras una oferta de calidad. También la parte medioambiental con el parque natural de Cabo de Gata-Níjar y la sostenibilidad de los productos del mar. Yo siempre hablo de su majestad la gamba roja de Garrucha. Ese es otro argumento definitivo. Y luego el liderazgo que ha tenido el alcalde y el equipo de Carolina Lafita consiguieron una cosa muy importante que fue hacer antes de la elección que Almería fuera el caballo ganador. Eso hizo que otras ciudades dieran un paso al lado y se vieran perdedores dejando su interés para otro año. Yo creo que esas son las claves de la designación que complementan una oferta culinaria excelente.

Mariano Palacín (MP) - A mi me gustaría resaltar dos cuestiones que resultan fundamentales en la gran candidatura. El primero es el gran apoyo institucional tanto en la provincia como de la Junta de Andalucía y el Gobierno. Y en segundo lugar, que para nosotros y el jurado es un factor sustancial, es que éramos conscientes de que es una candidatura muy popular, muy vivida por el pueblo.

- Entiendo que la hostelería, nivel, potencial y prestigio, también han contribuido a esta designación...

P. P. - Creo que la candidatura se ha enfocado mucho en la despensa, en la calidad del producto, que al final es la base de la gastronomía, pero el cocinero con su buen hacer lo mejora o algunos lo estropean y eso es muy importante. Y luego el equilibrio entre lo que es la tradición del puchero, el potaje y lo tradicional con la cocina innovadora de los Carmona, Yolanda García y otros tantos chefs. Esa capacidad de mejorar platos tradicionales e incluso las tapas es un argumento que ha pesado mucho.

- ¿Qué lecciones pondrían sobre la mesa de los proyectos desarrollados por otras ciudades?

M. P. - La ciudad que es Capital Española de la Gastronomía tiene que tener muchos proyectos, pero también la difusión y promoción de cada uno de estos proyectos. Nosotros enfocamos la marca con una serie de iniciativas de ámbito local y provincial que son de envergadura con calado en la ciudadanía y los hosteleros, otros de ámbito nacional porque es cuando conseguiremos que Almería se conozca en todo el país y atraiga turistas que es el objetivo último del galardón y los de escala internacional para una proyección fundamental como la que tiene León o tuvo Toledo o Huelva en su día.

P. P. - Es un desafío en tres frentes, como dice Mariano, y está claro que la programación se tiene que articular con un top cinco o diez eventos y luego otros de carácter secundario que marquen la agenda local.

- Habrá que ponerse a trabajar en un Récord Guinness...

P. P. - El Guinness debe estar muy bien articulado porque conlleva responsabilidad. Es un tema que si no lo haces no pasa nada, nadie te lo puede reprochar, la única obligación que existe es moral porque se viene haciendo y es un gran evento para la promoción de la ciudad, pero si lo intentas y fallas no hay vuelta atrás. El proceso del Guinness es irreversible, cuando te lanzas no hay segunda oportunidad. Te tiras sin red, así que más vale que lo tengas todo controlado, sobre todo porque nadie te lo ha pedido.

M. P. - El Guinnes es importante en tanto en cuanto tu planificas una idea y la ejecutas con éxito, pero si lo haces y no consigues el Guinness has fracasado completamente y la frustración es considerable. Es un proyecto que hay que meditarlo muy bien, ser conscientes de que en cuanto se ponga en marcha tiene que salir bien porque hemos estado con los organizadores y ya está casi todo inventado y es un nivel exigente. En León ha sido un acierto, en Huelva se hizo el bocadillo más largo de jamón pero no tuvo demasiada repercusión y en Toledo se consiguió el plato más grande del mundo de jamón y sí tuvo una fuerte proyección internacional en televisiones extranjeras. En Burgos, por ejemplo, lograron la morcilla más larga (187 metros) y uno de los empresarios que ayudó mucho a coordinar esta consecución en Burgos, al visionarse en Australia, recibió a los diez días una llamada de un inversor que quería conocer y comprarla a gran escala. El efecto positivo sigue cinco años después cuando han conseguido el sello de calidad e indicación geográfica protegida para la morcilla.

- La Capitalidad de la Gastronomía conlleva una serie de eventos sobrevenidos por la marca...

P. P. - Tenemos una serie de actos que van implícitos con la marca como el sello de Correos, el cupón de la ONCE, un sorteo de la Lotería Nacional... y eso implica un trabajo que hacemos desde la organización cuando hay renovación de cargos en el Gobierno y las entidades. Diríamos en términos taurinos que en parte de la programación lo ponemos en suerte para que el Ayuntamiento entre a matar.

- La relación de la gastronomía y el turismo va a más...

P. P. - Los datos que Turespaña ofrece hoy, según los estudios de mercado y encuestas, es que entre el 15% de las personas que nos visitan reconocen que han elegido el destino "por lo bien que se come y se bebe en España". El impacto económico posterior en las ciudades está en una horquilla del 12 al 15% más de turistas. Y cuando habla con la restauración todos te reconocen que han notado una mejora de la facturación. El turista gastronómico tiene una capacidad adquisitiva por encima del que va a un complejo con todo incluido por vacaciones.

M. P. - Desde la CEG podemos afirmar con rotundidad que hasta la fecha todas las ciudades que han sido designadas han mejorado las cifras de turistas tanto en la capital como en la provincia. Todo el que lo consigue pone un gran alfiler rojo en el mapa gastronómico de España. Muchos españoles sabrán a partir de 2019 que Almería es mucho más que los escenarios de cine y el parque natural de Cabo de Gata-Níjar, que se come de lujo, por ejemplo. Por el simple hecho de ser candidata ya hemos percibido el interés de profesionales que no la conocían y tienen la obligación de hacerlo. Y así se lo hemos dicho, tienes que ir para darte cuenta y la descubrirás. Es injusto que Almería sea una gran desconocida y vamos a intentar ponerla en el mapa porque esta provincia tiene de todo.

- El sector de la restauración tiene que dar un paso adelante y sacar lo mejor que tiene, ¿suele ocurrir en las ciudades designadas?

M. P. - El hostelero es consciente de que el año que es Capital Española de la Gastronomía va a tener más focos puestos en él y el que viene es más exigente. En León todos iban con el logotipo y en las servilletas de bares y restaurantes y eso es una imagen contundente que crea orgullo de ciudad y de hostelería. Hay profesionales que se lo toman muy en serio y le sacan partido y otros que no llegan a comprender la importancia de la marca.

- ¿Creen que finalmente haya una sola candidatura puede desgastar a la marca Capital Española de la Gastronomía?

M. P. - La fortaleza con la que Almería ha jugado sus cartas y su proyección han resultado determinantes para que no haya más aspirantes y estamos ante un año electoral en el que se quieren evitar a toda costa las derrotas porque les pueden pasar facturas. Si Almería 2019 hubiera tenido un perfil más bajo, más discreto, habría muchas más candidaturas, pero aquí se ha trabajado como caballo ganador y eso ha frustrado el interés de otras ciudades que prefieren no presentarse y esperar a otro año. La marca está muy fuerte y bien posicionada y no le afecta el número de candidaturas.

- La iniciativa se puso en marcha en 2012 y la primera en ostentarlo fue Logroño, pero ¿de quién surge la idea? ¿Cuál es el origen?

P. P. - La idea embrionaria partió de , la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET). Y nació, como todas las buenas ideas, alrededor de una mesa, durante una excelente comida. Surgió como una iniciativa que permitiera ayudar a superar la crisis económica por la que atravesaba el país. Le dimos cuerpo a la idea y buscamos un "partner" adecuado, invitando a participar a la Federación Española de Hostelería (FEHR). Tanto José María Rubio, entonces líder de los hosteleros españoles, como Emilio Gallego, secretario general de FEHR, recibieron con entusiasmo la iniciativa y nos empujamos juntos en la misma dirección, cada cual desde nuestra respectiva posición. Hoy, a 7 años de poner en marcha el proyecto, Capital Española de la Gastronomía es una realidad que interesa a las ciudades españolas por que se ha convertido en la más eficaz plataforma de promoción del turismo gastronómico.

-¿Cuál es el objetivo del título?

P. P. - Desde el primer momento tuvimos claro que este galardón debía servir para reconocer a las ciudades que se esfuerzan en la promoción del turismo gastronómico, en la defensa de la cocina tradicional y de la riqueza de los productos agroalimentarios de calidad. No premiamos a la ciudad con más estrellas sino a la ciudad que dedica más esfuerzos a hacer de la gastronomía una atracción turística.

- Una vez finalizada la capitalidad quieren mantener la promoción con una Red de Gastrociudades. ¿Está en en marcha el proyecto?

P. P. - Tras la celebración del año, ha un cierto bajón y observamos que la presencia en medios de la ciudad que ha sido Capital no es tan activa. Y la ciudad sigue conservando su atractivo gastronómico e, incluso, ha mejorado su oferta. O sea que hay más razones para seguir visitando esa ciudad. Por estas razones estamos desarrollando el concepto de Red de GastroCiudades, un proyecto con objetivos claros: elaborar estrategias conjuntas de comunicación basadas en la cocina y en el turismo gastronómico y experiencial, generar sinergias y aprovechamiento de experiencias entre las ciudades; organizar e intercambiar actividades gastronómicas; compartir y desarrollar promociones conjuntas como presencia en ferias turísticas, organizar visitas de prensa, etc. Las emociones que nos aporta la buena mesa no deben desfallecer nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios