Almería

El Apolo, naranja

  • Almería se tiñe de este color para conmemorar el Día Internacional del Síndrome de Asperger

El Teatro Apolo iluminado de color naranja El Teatro Apolo iluminado de color naranja

El Teatro Apolo iluminado de color naranja

La ciudad de Almería se tiñó de naranja el pasado jueves para conmemorar el Día Internacional del Síndrome Asperger. Lo hizo iluminando de este color algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad como el Teatro Apolo y la Gerencia de Urbanismo, así como la rotonda de acceso a la capital por la A7. De esta forma, el Ayuntamiento de Almería se sumó a la actividad puesta en marcha por la Confederación Asperger España junto a todas sus entidades federadas, autonómicas y provinciales, entre las que se encuentra la de Almería, para dar visibilidad a este colectivo, hoy encuadrado en el espectro autista.

Asimismo, la concejala de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana, Paola Laynez, participó en el evento online que la Asociación Asperger Almería organizó ayer con motivo de esta efeméride. En él, Laynez puso de manifiesto el “compromiso” del Ayuntamiento con esta asociación, “con la que nos une el objetivo de seguir haciendo de Almería una ciudad más inclusiva y accesible para todos”.

En este encuentro telemático se dio lectura al comunicado emitido por la Federación Andaluza de Síndrome de Asperger, en el que explican que “aún existe un significativo desconocimiento entre los profesionales y la sociedad en general, de las características del espectro autista, particularmente del síndrome de Asperger”. Es por ello, que “tenemos que priorizar la inclusión laboral efectiva y mantenida de un colectivo con un nivel de más del 80 % de desempleo y debemos seguir denunciando la injusta exclusión que sufrimos, marginados del acceso al empleo público, dentro de su propio epígrafe de discapacidad”.

Asimismo, agradecen “los apoyos institucionales recibidos para el justo reconocimiento de la Discapacidad Social o Psicosocial”. “Una discapacidad invisible -apuntan- cuya falta de reconocimiento, mantiene a muchas personas en el espectro autista directamente excluidos del acceso al empleo público y al ejercicio pleno de sus derechos”. En este sentido, piden, en aplicación de los convenios internacionales de atención a los derechos de la infancia y a los de las personas con discapacidad, tener “las mismas oportunidades para desarrollarnos como personas, a ser respetados y en definitiva a ser comprendidos e integrados, a aportar a la sociedad y soñar con poder ser razonablemente felices”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios