Almería

Balerma echa la vista atrás y se traslada hasta la época medieval

  • Durante el fin de semana el núcleo costero ha sido el escenario, en la Plaza de la Torre, de un original Mercado que ha contado con alta presencia de vecinos

 Balerma ha mirado este fin de semana desde su Torre a un mar con aguas del pasado. Una ocasión más, bajo la batuta organizativa de Rastrillo de Culturas,  la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de El Ejido y la Junta Local de Balerma han vuelto a apostar por  un mercado temático para estas semanas en las que se multiplica el número de visitantes y residentes en el núcleo costero. En esta ocasión ha sido un mercado medieval donde se podían encontrar productos de lo más variados y animación de calle para diversión de grandes y pequeños.

Desde el viernes y hasta anoche, han sido multitud de vecinos y visitantes los que se han trasladado hasta la plaza de la Torre, ambientada y decorada con enseres, telares y música del medievo. 

El núcleo costero ha sido el escenario de un mercado medieval que ha hecho las delicias de turistas y residentes, que han podido disfrutar de la gastronomía de otros tiempos y otras culturas, gracias a las 60 paradas distintas que acogía. 

Puestos provenientes de distintas provincias españolas y que permanecían con sus puertas abiertas desde la tarde y hasta las doce de la noche.

La actividad ha contado con ludoteca para los niños, carrusel medieval, cetrería, talleres demostrativos a través de los que podían conocerse distintos oficios de la época, así como con puestos de artesanía y de gastronomía en los que pudieron degustarse desde repostería a distintos tipos de té árabe. 

Respecto a los productos, los visitantes pudieron adquirir todo tipo de bisutería, jabonería, ropa y objetos decorativos. Son varias las ediciones en que este mercado se viene desarrollando en el municipio, y siempre esconde novedades. 

Este año se han incluido novedades en cuanto a animación se refiere con malabares, cuenta cuentos y grupos de animación medieval entre otras. 

Una cita divertida, cultural y familiar en el que los asistentes, han podido disfrutar juntos de todas las actividades que ofrecía el mercado.

Los visitantes detuvieron su marcha ante los puestos de artesanía, que un año más fueron de los más demandados. Eran muchos los que no querían dejar pasar la ocasión de llevarse a casa un souvenir de recuerdo, especialmente los más pequeños de la casa. Ha sido un éxito.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios