Almería

Barroquización de FONDÓN

FONDÓN presenta un extraordinario y significativo conjunto de suntuosas casas de los siglos XVII, XVIII y XIX, resultado, en primer lugar, del distinto concepto de habitación entre moriscos y cristianos viejos, por lo que en el momento del Repartimiento cada repoblador recibió varias viviendas de aquellos para constituir su "morada", en segundo el proceso de castellanización de ésta sobre una trama urbana morisca, y finalmente de la acumulación de rentas agrarias, a las que posterior y coyunturalmente se unieron las procedentes de la minería. En la lista de votantes para la elección de diputados a Cortes del año 1858, el mayor contribuyente del distrito de Berja (Adra, La Alquería, Dalías, Berja, Fondón, Presidio, Laujar, Bayárcal, Paterna, Alcolea, Darrícal y Benínar) era el vecino de Fondón Francisco Godoy Moral, con 8360 reales.

En general las casas señoriales de los siglos XVII y XVIII presentan una fachada de gran clasicismo, equilibrio y sobriedad, donde se mezclan, en mayor o menor proporción, el ladrillo de tradición mudéjar, la piedra y la mampostería. Las ventanas, con excelente rejería, adoptan una disposición regular y simétrica.

Destaca la monumental portada, frecuentemente de cantería, cuyo hueco se enmarca por pilastras, con balcón principal y el escudo de armas.

La amplitud de espacio se aprecia en el interior de la vivienda de planta cuadrada, dispuesta alrededor de un pequeño patio porticado, que permite un deambular desahogado, configurado por cuatro columnas. En éstas, sobre zapatas de madera, descansan las vigas igualmente de madera, solución arquitectónica y elemento de sostén horizontal de las galerías de la planta primera, en la que las columnas como elementos de sostén vertical son reemplazadas por pies derechos de madera.

La existencia bien de una torre o de un mirador en la esquina, indudablemente, confiere mayor representatividad al edificio.

La planta baja se destina a almacén y servicios: cuadra, bodega, etc.; la primera constituye la zona residencial de los dueños; y, la última, exteriormente reflejada en una interesante galería abierta de arcos, está dedicada a almacenar los más variados productos y alojamiento de la servidumbre.

En el núcleo urbano de Fondón y sólo a título de ejemplo, reseñamos, entre otras, las casas de Fernando Aguilera Campos (antiguamente de los Moral), de los Godoy, y de los Moral/"las Godoyas" (actual Ayuntamiento), y en Fuente Victoria (Codba, Presidio) la de los Palomar.

A la par de los edificios se transforma todo el panorama urbano. Fondón se convierte en un pueblo barroco, en el cual, si bien, la vida doméstica se proyecta hacia adentro con el patio, también lo hace, y con fuerza, hacia fuera mediante miradores y amplios y volados balcones que sirven de tribunas para la contemplación de los más variados acontecimientos o meramente para extender la vista por la plaza, o apreciar un grandioso paisaje desde la casa de los Palomar.

En el municipio de Fondón casas señoriales, templos y edificios públicos reflejan una encrucijada de estilos entre el barroco, el rococó y el neoclasicismo. La riqueza generada por la minería, lleva a la apertura de las experiencias artísticas decimonónicas. A mediados del siglo XIX el informante de Madoz dice: "Fondón tiene 310 casas, por lo regular de dos pisos, algunas de tres, y no pocas notables por su magnitud, moderna construcción y elegante mueblaje, cuya mejora es debida al producto de las minas plomizas de sierra de Gádor".

La conquista castellana del Reino de Granada significó también la llegada de una nueva religión, el establecimiento de centros de culto cristiano, una nueva civilización. En la Alpujarra Oriental, donde se localiza el municipio de Fondón, la presencia islámica continuó estando muy presente. El levantamiento morisco de finales de 1568 y la subsiguiente expulsión del reino granadino, trajo consigo un intenso y extenso proceso repoblador, por lo que la huella musulmana, inevitable y progresivamente, fue perdiendo fuerza, con alguna excepción en el sistema agrario.

Las rentas decimales y otras ayudas, ya en los últimos años del siglo XVI y a lo largo del XVII y del XVIII, propiciaron la construcción de las nuevas iglesias de Fondón y Fuente Victoria (Codba, Presidio) y ermitas como la de Nuestra Señora de los Ángeles. En la segunda mitad del siglo XVIII, pueblo y concejo de Fondón participan activamente con sus aportaciones económicas en la realización del espléndido camarín agregado al templo parroquial; a la vieja iglesia de Benecid también se le adicionó, a mediados del siglo XVIII, un suntuoso camarín, profusamente decorado tanto interior como exteriormente.

En el municipio de Fondón aparecen los tres tipos de templos desarrollados en la Alpujarra desde el siglo XVI: iglesia salón, de planta rectangular y una nave, con coro elevado a los pies, en Benecid; iglesia salón de una nave y capilla mayor diferenciada en Fuente Victoria; iglesia de tres naves, con capilla mayor diferenciada y coro elevado a los pies, en Fondón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios