Sucesos

Cae una red que obligaba a mujeres jóvenes y sin recursos a prostituirse en clubes y en la calle

  • En Almería la Policía Nacional ha detenido a uno de los integrantes de la organización 

  • La operación policial se ha saldado con once detenidos, acusados de los delitos de prostitución, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y blanqueo de capitales

Cae una red que obligaba a mujeres jóvenes y sin recursos a prostituirse en clubes y en la calle Cae una red que obligaba a mujeres jóvenes y sin recursos a prostituirse en clubes y en la calle

Cae una red que obligaba a mujeres jóvenes y sin recursos a prostituirse en clubes y en la calle

La Policía Nacional ha desmantelado, con la detención de once personas y la liberación de dos víctimas, una red de trata de seres humanos con fines de explotación sexual que obligaba a mujeres nigerianas a prostituirse en clubes y en la vía pública para pagar una supuesta deuda contraída de 50.000 euros.

Se trata de una red que operaba en España y Reino Unido y contaba con una fuerte estructura en nuestro país, perfectamente organizada y con un claro reparto de funciones entre sus miembros, que han sido arrestados en Madrid (7), Almería (1), Las Palmas (1) y Málaga (2).

En la capital malagueña los agentes registraron una vivienda en la que se incautaron de diversa documentación, equipos informáticos, teléfonos móviles, tabletas, soportes físicos de memoria externa y 8.000 euros en efectivo.

En la operación han sido liberadas dos víctimas, una en Madrid y otra en Las Palmas de Gran Canaria.

La investigación se inició tras la denuncia de una víctima de trata, quien manifestó a los agentes que había sido captada y explotada sexualmente por una organización asentada en diferentes ciudades de España y en Wolverhamptom (Reino Unido).

Captaban mujeres desde Nigeria

La organización estaba compuesta en España por once personas que mantenían estrecho contacto con otras personas que, desde Nigeria, se encargaban de captar a mujeres jóvenes sin recursos.

Allí contactaban con los familiares de las víctimas haciéndoles falsas promesas de una vida mejor en España para que autorizasen los viajes.

Antes de iniciar el viaje eran sometidas al juramento vudú-juju donde se comprometían a pagar una deuda y a no denunciar a sus explotadores.

Las mujeres eran trasladadas de diferentes maneras para no levantar sospechas: en avión, utilizando documentación falsificada y un visado apto para viajar a Europa, o por tierra o en avión pero vía Marruecos para luego coger un barco con destino a España de manera clandestina.

Una vez en España les retiraban el pasaporte y les comunicaban que la deuda que habían contraído era de 50.000 euros, siendo trasladadas hasta los clubes de alterne donde iban a ejercer la prostitución.

En ocasiones eran prostituidas en la vía pública, controlándolas constantemente para impedir que se fugasen. Para evitar ser expulsadas del territorio eran obligadas a solicitar asilo y refugio e instruidas en la forma de comportarse para que se lo concedieran.

Los arrestados está acusados de los delitos de prostitución, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y blanqueo de capitales. Tras su puesta a disposición judicial, cuatro de ellos han ingresado en prisión.

La Policía ha recordado que el teléfono de la trata (900 10 50 90) no refleja la llamada en la factura, y que los ciudadanos pueden colaborar a través del correo trata@policia.es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios