Almería

Casado quiere el PP de "11 millones de votos" que "inquieta a Ciudadanos"

  • El precandidato a la Presidencia del PP, en su visita a Almería, asegura que quiere "un PP en el que quepa todo el mundo"

Comentarios 1

El precandidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado, dijo ayer que espera presidir el partido de los "once millones de votos" que "no gusta a la izquierda" que ve "con malos ojos" su proyecto, político e "inquieta a Ciudadanos, porque se puede quedar colgado de la brocha".

"Quiero un PP en el que quepa todo el mundo, incluso los que no estén en el partido; independientes, talento de fuera para volver a ser esa casa común de lo que hace falta hacer en España", afirmó a los periodistas tras mantener una reunión con afiliados en Almería.

Dijo que ese PP que "inquieta a Ciudadanos" será posible si los populares logran un "proyecto unido, renovado e ilusionante", que haga que los votantes decidan votar a sus candidatos por tener "más experiencia de gestión, mejores cuadros e ideas".

"He hecho mucha alusión a esa España de los balcones, a esos españoles que lo que quieren es sentir un proyecto líder en el que reflejarse, en el que participar y al que votar; por tanto, yo aspiro a presidir ese PP de los once millones de votos", reiteró.

Destacó que en Almería los populares han tenido la "satisfacción" de haber ganado 23 elecciones desde la actual ejecutiva provincial y ha señalado que, por eso, es "una referencia para el resto de Andalucía y una referencia de hacer política para España".

"Me he comprometido públicamente a apoyar las reivindicaciones de los almerienses", dijo Casado, quien anunció que respaldará la llegada cuanto antes de la alta velocidad ferroviaria ahora que, en su opinión, "parece que hay dudas en el nuevo gobierno socialista", así como en la consecución de un plan del agua nacional ya propuesto por el PP. "Lo presentamos hace dos meses, pactado con todas las autonomías y la moción de censura lo ha desbaratado. Un plan nacional del agua para que esta tierra tenga las mismas oportunidades y beneficios que el resto de España", aseveró. También prometió impulsar las exportaciones, bajar el Impuesto de Sociedades y el IRPF, además de suprimir los de Donaciones, Sucesiones y Patrimonio.

Lamentó que "en apenas unas semanas" Pedro Sánchez "haya dado la cara ya como Zapatero Dios" y haya "dejado claro que como no puede legislar, porque sus aliados son los independentistas, batasunos y podemitas, va a hacer una agenda de fractura social que hasta el propio Pablo Iglesias dijo ayer que es la que él estaría haciendo en España".

Criticó que los socialistas hayan entrado "como elefante en cacharrería" en RTVE y ha recodado que eso "es lo que ya dijo Pablo Iglesias que reclamaría para sí mismo: la presidencia de TVE".

"Lo segundo ha sido empezar con una política de gestos y demagogia en el tema de la inmigración; no queremos demagogia y que la izquierda en base a una supuesta superioridad moral y buenismo, rompa una política de inmigración que ha dado muy buen resultado", añadió. Y defendió una inmigración "ordenada y legal" como la que en los años de gobierno del PP "ha permitido que millones de personas vinieran a esta tierra a buscar un futuro mejor" y ha reclamado recuperar el consenso básico que hizo que España "tuviera una política de cooperación en origen para dar una oportunidad a esas personas que antes de echarse a la mar en ataúdes flotantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios