Coronavirus Almería El personal del Centro de Menores Piedras Redondas da negativo en las pruebas del coronavirus

  • La Junta atiende en la actualidad a un total de catorce niños entre 12 y 18 años en este centro de atención inmediata

  • Desde que se decretó el estado de alarma se han atendido en las instalaciones a 54 menores, la mayoría extrajeros

El personal del Centro de Menores Piedras Redondas da negativo en las pruebas del coronavirus El personal del Centro de Menores Piedras Redondas da negativo en las pruebas del coronavirus

El personal del Centro de Menores Piedras Redondas da negativo en las pruebas del coronavirus

Todo el personal del Centro de Atención Inmediata Piedras Redondas, el centro tutelado de menores de la capital almeriense del que se fugó un menor argelino que era portador del coronavirus, ha sido sometido a las pertinentes pruebas PCR. El objetivo ha sido descartar que alguno de los trabajadores hubiera podido contraer también la enfermedad al haber tenido contacto con este menor que sigue en paradero desconocido. Según han confirmado a Diario de Almería fuentes de la Delegación Territorial de Educación, Deportes, Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, “las pruebas de todo el personal han dado negativo en COVID-19, por lo que el centro de menores esta limpio de coronavirus”.

Cabe recordar también que el menor que se fugó con su compatriota y que sí fue localizado por la Policía al día siguiente de que se diera aviso a las autoridades, también arrojó un resultado negativo en la prueba que se le practicó el mismo día que fue reintegrado en el centro.

Como ya indicó el delegado territorial, Antonio Jiménez, en relación a este suceso, “se han seguido en todo momento con los protocolos marcado por la Autoridad. En líneas generales, el personal del CAI Piedras Redondas y la propia administración responsable del mismo han actuado teniendo presente dos objetivos: Impedir la entrada del virus en el centro y evitar su hipotética propagación en caso de que entrara”. Así, Jiménez ha explicado a este periódico que “para cumplir estos objetivos se han implementado una serie de medidas, tales como, colocación de alfombra desinfectante en la entrada al centro cuyo uso es obligatorio para acceder al mismo, disponibilidad y uso obligatorio de gel hidroalcoholico en la entrada y en las distintas dependencias, uso obligatorio de mascarillas por parte de usuarios y trabajadores, limpieza y desinfección exhaustiva de todas las dependencias del centro haciendo hincapié en las zonas comunes y reforzando esta en elementos tales como pomos de puertas, barandillas, etc., así como la zona de paso de proveedores”.

Desinfección del centro con virucida

Además, el delegado ha señalado que ”el 1 de julio de 2020, después de conocer que uno de los menores que había permanecido durante dos días en el centro había arrojado un resultado positivo en coronavirus, una empresa inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas de Andalucía (ROESBA), realizó un tratamiento de desinfección contra COVID-19 en todo el centro utilizando para ello, un producto virucida autorizado y registrado en España por el Ministerio de Sanidad”.

En la actualidad no hay ningún menor en la zona de aislamiento que hay habilitada para quienes puedan presentar síntomas o para quienes ingresan por primera vez sin tener la PCR hecha, como es el caso de los menores procedentes de pateras como es el caso del menor que se fugó y que salió sin saber el resultado de los test a los que se había sometido.

54 menores han llegado desde el estado de alarma

El Centro de Atención Inmediata Piedras Redondas, ubicado en el barrio de la capital almeriense que lleva el mismo nombre, ha recibido desde que el Gobierno de España decretó el estado de alarma un total de 54 menores, en su mayoría menores extranjeros no acompañados que habían llegado a Almería a bordo de pateras o incluso como polizones. En su mayoría de origen argelino. Este dato da buena cuenta de la magnitud del fenómeno de la inmigración en nuestra provincia, pues no solo se ha convertido en un problema de tráfico de personas, sino también en un problema de salud pública en el que se ven directamente afectados tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad como Salvamento Marítimo y el persona de Cruz Roja, así como el personal de los centros de menores tutelados por la Junta de Andalucía que tienen que atender a una población procedente de países donde la expansión del virus está en pleno apogeo y llegan sin control, asintomáticos y sin medidas de seguridad.

En la actualidad, según datos facilitados por la propia Delegación Territorial de Educación, Deporte, Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, este centro alberga y atiende con programas específicos a un total de catorce menores con edades comprendidas entre 12 y 17 años de edad. Cabe recordar que este centro atiende a menores a partir de los doce años hasta los 18. Concretamente, de los catorce menores, cuatro son procedentes de Argelia, tres de Costa de Marfil, tres de Mali, dos de España, uno de Gambia y uno de Marruecos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios