Almería

Condenada a más de 12 años de cárcel por encargar el asesinato de su ex marido

  • También ha sido castigado con prisión el autor de la puñalada que actuó por 3.000 euros

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a 12 años y seis meses de prisión a una mujer de 39 años que en julio de 2007 encargó el asesinato de su ex marido a una pareja vecina de Garrucha, a la que prometió el pago de 3.000 euros y el uso de un piso logrado durante el proceso de divorcio si le mataban a la salida del punto de encuentro familiar en el que había concertado previamente una cita con el hijo en común.

La sentencia de la Sección Primera considera a Ana María C.R. autora de un delito de asesinato en grado de tentativa en calidad de inductora. A los otros dos acusados, Jesús C.C., quien dio varias puñaladas a la víctima, y Silvia M.R., a la que señala como cómplice, les impone penas de doce y cuatro años de cárcel, respectivamente, así como el pago solidario de indemnización de 122.000 euros por las lesiones y las secuelas causadas.

El ex marido de Ana María C.R., para quien el fiscal interesó 18 meses más de prisión fue abordado por el procesado, de 51 años, a las 12:00 horas del 1 de julio de 2007 cuando abandonaba el inmueble ubicado en el número 12 de la calle Arapiles de la capital almeriense tras visitar a su hijo.

El tribunal considera probado que, "sin mediar palabra, de forma sorpresiva y acorralándolo" en el rellano de la escalera del edificio, Jesús C.C. comenzó a asestar puñaladas con una navaja a P.M.L. quien, ante la agresión que estaba sufriendo por parte de "un completo desconocido", sólo pudo defenderse con su brazo.

Después de que preguntar que a qué se debía el ataque y recibir como respuesta que "ya lo sabía", la víctima consiguió zafarse y subir por las escaleras de nuevo hasta la planta donde se ubica la sede del punto de encuentro familiar y donde una de las trabajadoras sociales le vio llegar "manchado de sangre" y diciendo "me han matado".

Sólo la presencia de los funcionarios y la "rápida intervención" del equipo médico que se desplazó hasta el lugar evitaron tanto que el procesado, que siguió a la víctima navaja en mano, culminase el asesinato por encargo como que P.M.L. falleciera debido a las heridas "con riesgo vital" que le afectaron gravemente la zona intestinal y que le causaron a la postre una minusvalía del 56%.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios