Tribunales

Condenado tras estafar más de 2.400 euros a un ciudadano danés con un piso turístico fraudulento

Ciudad de la Justicia de Almería. Ciudad de la Justicia de Almería.

Ciudad de la Justicia de Almería. / Rafael González (Almería)

Una juez de Almería ha condenado a un año de prisión a un hombre acusado de estafar más de 2.400 euros a un ciudadano de origen danés al que alquiló un apartamento turístico ubicado en Palma de Mallorca con el que "no tenía relación alguna", lo que el perjudicado descubrió una vez llegó a España con su familia.

El fallo, consultado por Europa Press y contra el que cabe recurso de apelación, impone al acusado además del pago de la cantidad que fue defraudada otros 2.000 euros más por los perjuicios causados al turista, quien interpuso una denuncia dos días después de descubrir el engaño.

Según la sentencia, el J.C.A. ofreció el alquiler de un apartamento en Palma a través de una página web que daba "apariencia de seriedad y confianza", de modo que en marzo de 2016 la víctima contactó con él interesado en arrendar el piso para una quincena, en concreto, entre el 11 y 24 de julio de ese mismo año.

Fue a su llegada a España cuando la víctima descubrió que el apartamento permanecía a otras personas, sin que el acusado tuviera vinculación alguna con el inmueble. El afectado, quien aportó con su denuncia el ingreso que había realizado para disfrutar del piso, tuvo que alojarse junto con su familia en otro lugar.

El acusado, quien no compareció en la vista oral, rechazó durante su declaración en fase de instrucción haber recibido ninguna cantidad a su favor; un argumento que la juez rechaza ya que era el único titular de dicha cuenta. Asimismo, negó ser el titular del teléfono desde el que se acordaron los términos del contrato, pese a que aparecía como el comprador de la tarjeta prepago con la que se hicieron los contactos.

Con esto, la magistrada apunta la versión "inverosímil" que dio ante la policía y el juez de instrucción, a los que aseguró que "se limitó a abrir cuentas bancarias a petición de un rumano que le ofreció trabajo" con el que cada "cuatro o cinco días" se ponía en contacto para sacar dinero de dichas cuentas y entregarle cierta cantidad de dinero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios