Tribunales

Confirman 12 años de prisión a un condenado por agredir sexualmente a la hija de su pareja

  • Así, queda probado que entre enero y los primeros días de junio de 2018, el procesado, “movido por el ánimo de obtener un placer sexual y aprovechando la relación que tenía con la menor por ser hija de su compañera sentimental, la agredió sexualmente en varias ocasiones en el domicilio familiar

Tribunal Supremo. Tribunal Supremo.

Tribunal Supremo. / D. A.

El Tribuna Supremo (TS) ha confirmado la pena de 12 años de prisión impuesta por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería a un hombre condenado por agredir sexualmente en varias ocasiones a la hija de 14 años de su pareja.

El fallo del Alto Tribunal, al que ha tenido acceso Efe, desestima el fallo de casación interpuesto contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que a su vez rechazó el recurso de apelación contra el fallo del juzgado de instancia.

Así, queda probado que entre enero y los primeros días de junio de 2018, el procesado, “movido por el ánimo de obtener un placer sexual y aprovechando la relación que tenía con la menor por ser hija de su compañera sentimental, la agredió sexualmente en varias ocasiones en el domicilio familiar.

Según la sentencia, le hizo tocamientos en sus genitales, guió la mano de la víctima para que acariciase los suyos, le dio un beso en los labios y la abrazó desnudo cuando ésta se encontraba en la ducha.

“Realizando estos actos libidinosos en contra de la voluntad de la menor, que se quedaba quieta ante esos comportamientos por temor a los enfados del procesado, que repercutían en el ambiente familiar", subraya el fallo.

De esta forma, además de a 12 años de prisión, al hombre también le fue impuesta una orden de alejamiento de 500 metros respecto a la menor y la medida de libertad vigilada durante 10 años, además del pago de una indemnización de 90.000 euros. Todo ello ha sido ratificado por el TS.

El Alto Tribunal resalta que la declaración de la menor fue “clara y precisa”. “En el juicio se mostró coherente y contundente. Su declaración resultó corroborada por algunos datos adicionales. Así, la menor relató que al enterarse su madre de lo sucedido pidió explicaciones al acusado y éste, tirado en el suelo, pidió perdón y dijo que no lo volvería a hacer, relato coincidente con el testimonio de la madre”, apostilla el TS.

También inciden en que durante la vista comparecieron la profesora y directora del centro educativo en el que cursaba estudios la menor, quienes relataron que cuando tuvieron conocimiento de los hechos pusieron en marcha un protocolo existente para esas situaciones y llamaron a los servicios sociales, manifestando que la menor no quería volver a su casa y que permaneció con una amiga.

Se ha valorado, por último, el informe de evaluación y diagnóstico elaborado por las psicólogas de Márgenes y Vínculos, ratificado en el juicio oral, que después de analizar la personalidad de la menor (“sumisa, introvertida, dependiente por temor a las separaciones”) han catalogado su testimonio como “creíble”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios