Almería

El convenio fallido de El Corte Inglés en Almería capital al detalle

  • Quince años de espera, con un Plan General pendiente pero, sobre todo, el azote de dos crisis hacen añicos un contrato que costó años cerrar. Los grandes almacenes vuelven a desvanecerse

El montaje de El Corte Inglés que GIAL presentó en las municipales de 2007 da idea de la importancia política de la llegada de los grandes almacenes a Almería El montaje de El Corte Inglés que GIAL presentó en las municipales de 2007 da idea de la importancia política de la llegada de los grandes almacenes a Almería

El montaje de El Corte Inglés que GIAL presentó en las municipales de 2007 da idea de la importancia política de la llegada de los grandes almacenes a Almería

El aplazamiento de la apertura de IKEA en Almería sine die, el cierre el próximo mes de octubre del establecimiento de Zara en el Paseo y la última esperanza, El Corte Inglés en la Rambla, ya como imposible. El Plenario del Ayuntamiento formaliza mañana la ruptura de un contrato que hace quince años era mil veces celebrado por facilitar la implantación de los grandes almacenes en el solar que sigue y seguirá ocupando el colegio La Salle. Una vieja aspiración, la de El Corte Inglés de Almería, que vuelve a desvanecerse.

El Corte Inglés no es simplemente unos grandes almacenes. Se han convertido en ese estandarte de capitalidad que la ciudad no puede ostentar. El aterrizaje de la firma comercial se encontraba en lista de espera desde diciembre de 2005, cuando el alcalde de Almería, entonces Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, los hermanos de La Salle y el responsable de Infraestructuras Comerciales del grupo, Carlos Gustari, firmaban el esperado contrato con el que se daba por finalizado el largo baile de ubicaciones diferentes que han venido colocando, como quien dice, los grandes almacenes en distintos puntos de la ciudad durante dos décadas.

Las partes firmantes preveían en el momento de la rúbrica la apertura en 2008 al público de El Corte Inglés en el solar de la Rambla. Una de las cláusulas contractuales comprometía al grupo empresarial a iniciar las obras en un plazo de tres años, obtenida la licencia comercial de la Junta y las municipales. Y una vez, y de forma previa, modificado el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para cambiar la calificación de los suelos que continúan siendo educativos. Porque ni lo uno ni lo otro ha llegado a hacerse realidad.

El cheque depositado por La Salle en 2005 que el Ayuntamiento aprueba el viernes devolver El cheque depositado por La Salle en 2005 que el Ayuntamiento aprueba el viernes devolver

El cheque depositado por La Salle en 2005 que el Ayuntamiento aprueba el viernes devolver

No ha habido cambios en el PGOU de 1998 –el que viene reflejado en el acuerdo–, ni el nuevo Plan General, en el que fue incluido el convenio, ha podido en estos años ver la luz. Pero las piedras del urbanismo no son las únicas. Sobre todo, la crisis económica de 2008 hizo replantearse al grupo empresarial los planes de expansión que, en la situación actual derivada de la pandemia, resultan quiméricos.

La larga espera y el panorama actual han desembocado en un nuevo cierre de acuerdo para deshacer el anterior. El Corte Inglés queda liberado de sus compromisos, los Hermanos de las Escuelas Cristianas (hermanos de La Salle), rescatan el dinero depositado a cuenta de la mitad de la prestación económica sustitutiva, 1.417.480 euros, que el Ayuntamiento aprueba mañana en Pleno devolver. Eso sí, los intereses generados se los queda una ciudad donde lo que hay son ‘cortes chinos’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios