Almería

Crímenes en familia

  • Desde 1982, hasta seis episodios violentos han tenido lugar en la provincia

Uno de los parricidios más escalofriantes cometidos en la provincia de Almería se produjo en la capital, el 24 de noviembre de 1982, cuando un joven de 27 años victima de un ataque de enajenación mental asesinó a su madre clavándole un cuchillo en un ojo. El desgraciado suceso se produjo el propio domicilio familiar, en un inmueble de la calle Javier Sanz. En una de las muchas crisis nerviosas que el hijo de 27 años de edad se enzarzó con su madre en una violenta disputa por un motivo trivial

El denominado crimen del maestro ocurrió en la capital, el6 de abril de 1994. Un joven de 24 años, murió ese día de un disparo de escopeta durante un enfrentamiento con los padres en el interior de su propia vivienda en la calle de Los Picos. El joven que sufría adicción a las drogas se negó a tomarse la medicina preescrita, amenazando con un cuchillo a la madre si no le daba dinero para comprar droga o si no que bajaría a la calle para atracar a la primera persona que encontrase. Su padre, crispado por la tensión y bajo una fuerte excitación no pudo contener sus destrozados nervios disparándole con una escopeta de caza de su propiedad. El parricida, profesor de enseñanza de un centro de la capital fue condenado a seis años y un día de prisión.

El 20 de junio de 1994Ángel Venteo Carrique de 28 años de edad perdía la vida en Albox a manos de su propio hermano de 32 años en el transcurso de un ajuste de cuentas. Recibió una puñalada en el corazón, cuando ambos se encontraban enzarzados en una reyerta en las cercanías del domicilio familiar en la calle Barranco, en la zona del Barrio Alto.

El homicidio se produjo a las once de la noche. Los vecinos coincidieron en señalar que ambos hermanos, mantenían continuas desavenencias, acentuadas durante las ultimas fechas, provocando en algunos casos la actuación de la Guardia Civil. El agresor logro darse a la fuga huyendo por los tejados de las casas cercanas al domicilio familiar y utilizando un turismo salió del pueblo intención de llegar hasta Granada o Murcia.

Ante la presencia de controles de la Guardia Civil repartidos por las carreteras próximas, decidió volver a la escena del crimen y fue localizado quince horas después.

El 20 de mayo de 1995, un joven de 20 años mató a su propio padre en un pequeño camino de invernaderos durante una violenta discusión. La victima de 47 años de edad, quedó agonizante junto a su furgoneta, con el cráneo machacado a martillazos. Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche en la carretera de Nijar a San José, en un paraje conocido como La Cerrata.

Las relaciones entre padre e hijo, según familiares y vecinos eran insostenibles y cada vez más frecuentes las discusiones. El joven al darse cuenta de la gravedad de lo ocurrido, subió a la furgoneta dejando al padre agonizante en medio del campo y se presentó voluntariamente en el cuartel de la Guardia Civil de Níjar, donde confesó los hechos. Según vecinos de la barriada de San Isidro, el muchacho se encontraba en tratamiento psiquiátrico.

Francisco José Rodríguez de 35 años de edad murió la noche del4 de julio de 2004 en Canjáyar en el transcurso de una violenta discusión con su propio padre quien en el fragor de la pelea, le disparó un tiro con una escopeta de caza de su propiedad, cuyo impacto le destrozó el abdomen.

El hecho ocurrió en una pequeña finca de la familia ubicada en el paraje de Los Llanos de la rambla de Tices conocida como el cortijo Los Llanicos situado a unos cuatro kilómetros del núcleo urbano. El fallecido, según algunos vecinos de la localidad, padecía problemas de índole mental y el padre vivía acosado por el carácter violento e irascible del muchacho. El padre que en el momento de producirse la muerte de su hijo tenía 66 años llamó a la Guardia Civil a la que telefoneó para informarles sobre el triste suceso.

La Guardia Civil no cerró el caso a pesar de que habían transcurrido cerca de dos años desde la muerte de una mujer en Benizalón. El autor, su propio hijo, fue detenido en la mañana del día18 de diciembre de 2007 en la localidad onubense de Trigueros.

Los hechos ocurrieron entre los días 20 y 22 de febrero del 2005, cuando el hijo, de 36 años se desplazó desde su domicilio en Trigueros hasta Benizalón, para visitar a su madre de 60 años de edad, la cual vivía sola en su domicilio, donde al parecer mantuvieron una discusión entre ambos, por motivos de dinero y herencia. Un hermano del detenido, aviso a la Guardia Civil, del hallazgo del cadáver de su madre que se encontraba sobre la cama de su dormitorio. Iniciadas las primeras investigaciones se detectó que en las causas del incendio se había utilizado un acelerante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios