Almería

Denuncian la "precariedad" a la que siguen sometidos los interinos

  • Docentes por la pública cifra en más de 1.000 los afectados en la provincia almeriense

Una de las concentraciones de los docentes interinos a las puertas de la Delegación de Educación. Una de las concentraciones de los docentes interinos a las puertas de la Delegación de Educación.

Una de las concentraciones de los docentes interinos a las puertas de la Delegación de Educación. / d.a..

Modificar el sistema de acceso a función la pública y garantizar la estabilidad del profesorado interino. Son las principales reivindicaciones planteadas por el colectivo Docentes por la pública, desde el que han denunciado que "son muchas son las personas, más de 1.000 en la provincia, que una vez más han visto truncada su oportunidad de estabilizar su condición de profesorado interino". "A lo largo de todo el curso hemos intentado evitar este ERE encubierto y dejar en situación de precariedad a cientos de docentes interinos de la provincia por culpa de un sistema de acceso a la función pública injusto y subjetivo --han añadido-- sin haber conseguido respuesta alguna".

Desde este grupo de profesionales de la educación han argumentado que "en Andalucía, donde ha habido una de las mayores ofertas de plazas de toda España, los datos estadísticos corroboran el fracaso de este plan de consolidación que, como veníamos anunciando, solo garantizaba estabilizar plazas y no al profesorado que las ocupa".

"El alto porcentaje de aprobados de personal no interino, llegando a superar el 50% de plazas en algunas especialidades, no solo habrá alejado de las aulas a cientos de docentes que año tras año han desarrollado su profesión, sino que también habrán visto desperdiciado su dedicación y empeño en obtener una plaza en un proceso tan subjetivo y aleatorio". En un comunicado remitido a este periódico, el colectivo ha insistido en que "n se puede jugar con el tiempo, la ilusión y el futuro de tanta gente". "Tampoco se debe entrar a juzgar las decisiones de los miembros de los tribunales ni poner en tela de juicio la integridad de los compañeros que son llamados a formarlos, lo que sí es de rabiosa necesidad es la revisión de la subjetividad de un proceso que deja indefenso a cualquier aspirante sin tan siquiera la posibilidad de poder acceder a los criterios de calificación al que ha sido sometido".

La primera piedra del proceso , tal y como han informado desde Docentes por la pública se encuentra en la prueba escrita, "donde es difícil medir el esfuerzo cuando dependes de un sorteo y donde desarrollar un único tema no demuestra el conocimiento sobre el conjunto de la materia. Alguien que lleve diez temas podría desarrollar mejor el tema que aquel haya preparado el temario completo". "Esto, de partida, demuestra que no se mide el conocimiento si no la suerte, sin entrar en añadido como el orden o el momento en el que es leído tu examen o el número de personas que hayan podido elegir el mismo tema que tú. Por si esto ya fuese poca garantía para el que ha dedicado meses e incluso años al estudio, tenemos la subjetividad de la persona que debe corregir el tema".

"Una vez superada esta primera criba, donde hemos visto el sinfín de factores que nada tienen que ver con la capacidad del aspirante, se da paso a la parte didáctica, dónde no queda constancia en ningún sitio de lo que se ha hecho, por lo que reclamar esta nota sería totalmente inútil". "Parece increíble pensar que se nos permita dar clase durante años y que luego se valore que no somos aptos para superar una parte didáctica por lo realizado en un día", han concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios