Almería

Devuelven una carta dos años después de que fuera enviada

  • Se trata de una notificación del Padrón Municipal de Habitantes que se mandó en noviembre del año 2006

La fama del servicio de Correos no suele ser muy buena entre los ciudadanos y si no que se lo digan al trabajador municipal que fue el encargado de recoger una carta que habían devuelto al Consistorio. Hasta aquí todo normal; una carta que se devuelve porque la dirección del destinatario no era la correcta pero lo curioso es que la misma se envió hace dos años.

Así que la reacción de sorpresa no es de extrañar puesto que la emisión de la carta fue en el mes de noviembre de 2006 y la devolvieron ese mismo mes pero dos años después.

En dónde ha estado la carta durante todo ese tiempo es un misterio ya que es difícil de imaginar que durante todo ese tiempo la hayan tenido los trabajadores que se ocupan de dejar las cartas en sus domicilios.

Así, el comentario generalizado con éste, por lo menos hecho anecdótico, no podía ser menos puesto que quién se puede imaginar que devuelven una carta que enviada tras más de dos años de haberlo hecho.

En cuanto al contenido de la carta que finalmente no ha llegado a su destinatario y que el remitente por supuesto había dado por entregada hace ya muchos meses tan sólo se trataba de una notificación sobre el Padrón Municipal de Habitantes.

Por suerte, además para el destinatario puesto que al no ser algo de suma relevancia no ha habido mayores consecuencias, y por tratarse de una simple notificación no se envío certificada, de haber sido alguna citación o una carta con un asunto más relevante se hubiera utilizado la misma vía pero con otros medios.

Así, aún tratándose de un hecho tan simple es algo por lo menos inusual y por supuesto llamativo y atractivo. Algo así han pensado todos los que han conocido esta historia de la que los principales implicados quedaron sorprendidos al saber del paradero de la carta que se envió y que nunca llegó a su destino. Suerte que los datos eran los correctos y que por supuesto al tratarse de una simple notificación el destinatario hubiera podido tener constancia de la misma acercándose tan sólo al Ayuntamiento.

Suerte también que esto ocurra en un municipio como el de Huércal-Overa ya que imagínense por un momento que le sucede a alguien que vive en una gran ciudad y que para poder comprobar el estado de sus datos en el Padrón hubiera necesitado más tiempo que en el municipio levantino. Hubiera sido algo más que el el tiempo lo que hubiera perdido; precisamente eso es lo que le ha sucedido a esta carta que ha estado perdida durante mucho tiempo, más de dos años.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios